7.26.2005

Odio a Lars Von Trier

Muchos son los méritos de Lars Von Trier para aparecer en mi top ten. Para empezar, hay que reconocer que ha conseguido en el cine lo que AC/DC en la música: hacer veinte películas iguales, y que todas vendan igual y tengan el reconocimiento de su público. Porque vamos a ver, sinopsis: una chica que es muy buena, muy buena, que quiere caer bien a todo el mundo y ayudarles a alcanzar la felicidad en su vida es puteada sistemáticamente por su entorno, en el que todos son distintos de lo que parecen ser. Ah, y de paso la violan. Ella ni se inmuta y sigue siendo buenita, buenísima. Algún muertecillo por ahí, y va la pregunta del millón: ¿Hablo de "Rompiendo las olas", "Bailando en la oscuridad" o "Dogville"? Pues como AC/DC: una canción , veinte discos.

La afición de Lars Von Trier te dirá que el suyo es un discurso sobre el complejo de culpa judeo- cristiano (y lo dirá repitiendo alguna entrevista en Fotogramas, seguro, porque todos lo dicen con los mismos argumentos...) Que muestra cómo el mandato cristiano de ser buenitos nos lleva a la destrucción, y que resulta que denuncia una sociedad en la cual todos estamos anulados por la culpa y la necesidad de perdonar. Y claro, a ver cómo te metes con eso sin quedar mal... Yo lo intentaré.

Veamos: ¿es que las mujeres tienen la exclusiva de ser tontas y aguantar toda la mierda que les tiren? Para Von Trier, evidentemente es así. Me sorprende que la crítica feminista no lo haya mandado al paredón.¿Hace falta una (si no dos, como en "Rompiendo las olas") escena de violación por película para que lo pillemos?¿No se le ocurre ningún otro ejemplo que demuestre lo lelos que somos siendo buenos con los que nos joden, que siempre nos tiene que contar la misma historia?¿Se sostendría alguna de sus últimas películas si no fuera porque cambia el decorado y pone a actrices famosas? Porque si vieras "Dogville" con fincas en vez de rayas en el suelo, tendrías "Rompiendo las olas" en tierra firme, y si le quitas a la bizqueante Björk de "Bailando en la oscuridad", tres cuartos de lo mismo. Ah, también has de quitarle la música, que "Bailando en la oscuridad es un musical profundo. ¿Es que este señor se piensa que no nos damos cuenta?¿Su próxima película será sobre una trapecista a la que todos maltratan en el trapecio?¿O un western con Claudia Schiffer y el resto del cast haciendo el pino durante toda la película, mientras todos la putean? Porque al menos la trama la tenemos segura... lo demás será sorpresa, y experimento artístico.

Y luego está el rollito "Dogma: purificando el cine". Uf. Eso lo hacía en EE.UU. Cassavettes en los 60. Y ochenta tíos en Francia. Y sin manifiesto para la plaza. Pero claro, con un manifiesto, y dando a la peña un certificado (algo así como el ISO 9000 de director de cine chachi de los '90) de conformidad con tus reglas, llamas más la atención. Y ojo, que hay pelis del Dogma que triunfan un huevo, y en las que realmente la estética seca del Dogma va a algún sitio (estoy pensando en "Celebración", pedazo de película que deberían poner en los colegios)

Pero también pienso en "Los idiotas", primera cinta de Von Trier, y la única en la que no va de "tonta-que-lo-aguanta-todo". Una peli en la que realmente explora el rollo del sentimiento de culpa de todo el mundo (aquí hacia los discapacitados psíquicos) con una mala folla encomiable, y una historia que, aunque a ratos se arrastra, se basa en una idea novedosa. Y no cuento más, que esa sí que hay que verla.

¡Vaya follada de oreja! De todas formas, el post me ha salido más corto que el manual de calidad "Dogma 1995", así que no os quejéis mucho... ¡Ah! y claro, cogido de la mano vendrá mi post "Odio, odio, odio a Björk", y ese sí que será largo.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Mmmm… Lars Von Trier

Quizás yo esté incluido en los “fans”(con “s”, que es mucho más que fan”) del señor Trier.

Dogville: No creo que se pudiera hacer mejor esta película.
El concepto estético de “desnudar el escenario de naturaleza teatral hasta el minimalismo”, adquiere significado con el transcurrir de la historia. La sensación de agobio que crea estar en un lugar cerrado, negro, oscuro, del cual no podemos ver su exterior, intensifica la desesperación que puede llevar consigo la protagonista Grace (una magistral Nicole Kidman). En este caso la frase mítica de “menos es más” adquiere fuerza, realismo. Prescinde de lo prescindible para enfatizar lo necesario.

No me interesa tanto de que va la historia sino cómo me la cuentan. Las historias no son interesantes por si mismas. Los hechos quedan, para mi, bajo el abrigo del cómo. Y este cómo es perfecto.

Dejémonos de hacer películas planas. Películas que se centran en una terminal de aviones y de ver como el chico se enamora de la chica. O películas que van de cool y se quedan en una patrulla de coches maqueados para conseguir un robo de mierda que ya sabes que va a acabar bien y que son la puta hostia de tíos. Sales del cine y quieres ser como ellos. Tener a la siliconada tía. Atracar a los malos. Y siempre, siempre, salir victorioso. Porque la vida es súper bonita y las Julias Roberts besan muy bien en cámara aunque luego sean alcohólicas y su halitosis nos asquee.

Aquí tenemos a un director de cine que se arriesga, que va más allá de las mierdas de todos los grandes estudios. Que tiene formas nuevas de contar las cosas (aunque como usted, señor odiositos, dice, sean las mismas) y atrayentes para un público que así las demanda. Que está cansado de lo mismo.

¿Acaso SIN PERDÓN de Clint Easwood no es una historia de mierda? ¿y qué decir de cualquiera de Kubrik, Kosturika, Kurosawa (todos con k de kilo).? Pero…la manera de exponerla, la imagen que se te queda en la retina, ¿no es lo que realmente importa?

No mermemos a aquellos que buscan innovar, que nos aportan cosas nuevas y que se arriesgan haciendo avanzar el cine hacia la genialidad.

Spain is different, isn´t it?

elsenyor9

odiolitos dijo...

Vaya, senyor9, debo darle la razón en el sentido de que al menos nuestro amigo Lars busca nuevas vías de expresión, y no se queda en tramas planas de tebeo. Y ahí hay que romper una lanza en su favor.

El problema que veo es la eterna discusión estilo- sustancia. El que la estilización del cine de Von Trier da mayor profundidad a la trama no lo discuto: mi odio viene más bien de la sensación de que a lo largo de su filmografía, Von Trier no ha variado en cuanto a temática, y tampoco en cómo la trata. Mi problema principal son sus guiones, que me parecen hechos del mismo molde, cambiando sólo la forma de abordarlos.

Lo mismo podría decirse de Woody Allen (separado- divorciado con un problema con las mujeres y consigo mismo...), pero las pelis de Allen siempre van acompañadas de guiones y diálogos brillantes y bien conducidos.

Desde luego a mí tampoco me gustó ocean's twelve, y no voy a decir ahora que Hollywood es la meca. Pero hay directores como Lynch, Kubrick, Angelopoulos o Wilder que han acompañado la innovación formal con temas variados y tratamientos profundos.

Y ahora, demos paso a esta magistral película del año...
(¡¡está por venir un "odio a Garci"!!¡sigan atentos a nuestro dial!)
Gracias por darle vidilla a esta humilde página, senyor9. Aunque odie a alguien que usted ama, seguimos siendo amiguitos.

Anónimo dijo...

Yo odio a los capullos que nos obligan a tragarnos una página de publicidad antes de poder acceder al blog.

Y no miro a nadie, por supuesto.

Menos odios y más respeto a tus lectores.

pab dijo...

Salgo en defensa del autor de este blog, para aclarar algunos conceptos técnicos que es más que evidente que nuestro querido Anonimo no tiene.

La publicidad no la pone él, si no quien le proporciona el dominio de forma gratuita (www.dot.tk)
Por tanto el autor NO HA ELEGIDO esa publicidad NI TIENE OPORTUNIDAD de quitarla.

En todo caso, en la parte superior derecha de las ventanitas hay una equis que si la pulsas se cierra el navegador y se acaba el suplicio.
Resulta descojonante ver aqui a los anonimos indignados. No es necesario ponerse así. Y si te gusta Von Trier defiendelo como las personas y no agarres una pataleta.

odiolitos dijo...

Muchas gracias, Pab, por tu apoyo. Una larga ausencia (en términos blóguicos, claro está) me ha impedido ver el mensaje del Sr. Anonymous hasta hoy, y me plantea la duda de cómo contestarle.

Si el señor (entiendo que es señor, no sé por qué) Anonymous entiende por falta de respeto a mis lectores la disensión con lo propuesto por el Senyor9, debo decir que mis argumentos han sido enunciados desde el más profundo respeto, sin recurrir a descalificación alguna, y razonando mi opinión personal.

Debo decir que también me halaga la impaciencia que nuestro amigo Anonymous muestra por leer mi trabajo, siendo ésta tal que el mero trance de pinchar una X en un cuadradito le parece espera excesiva para gozar de mi humilde tarea de escribano.

Agradezco de nuevo tanto las estimulantes propuestas de discusión como la aclaración de mi amigo Pab.

De nuevo gracias por su aportación, Sr. Anonymous, la cual supongo fruto de una profunda reflexión intelectual. Espero seguir leyendo sus observaciones en el futuro.

Anónimo dijo...

Desafortunado comentario senyor Anónimo
...o eso parece ser.

Usted es quien elige entar en los blogs...y usted es quien elige a qué blogs entrar
...demasiada libertad para algunos.

Spain is different, isn´t it?
elsenyor9

Listo Entertainment dijo...

Bravo, bravo, bravo.
Es usted grande.

Lars es pequeño.

Celebración es tambien grande.

Lacinefilia.blogspot.com quiere ficharle.

odiolitos dijo...

¡Oh! Debo decir que me halagan sus elogios, al igual que su oferta. Con todo, no creo que pueda tener tiempo para alimentar mis odios y cinefilias a la vez.

De todas formas, si quiere, puedo colgar mis odios cinéfilos en ambos blogs. Usted dirá.

- SemiGabriella dijo...

A mi me gusta Lars Von Trier. Me gustan sus peliculas y sus pañoletitas ridículas al cuello. Me gusta que siempre sean mujeres las que actúan y Bjork bizqueante.

Claro que bueno... también me gusta cuando los pies se me ponen azules por el frio o comer clips o rascarme las costras hasta que se caigan.

Y me gusta llevar la contraria.

moonriver dijo...

Siento discrepar contigo,pero "Rompiendo las olas" es una de mis películas favoritas y no me parece que la trama pueda resumirse en chica-tonta-que-lo-aguanta-todo,sino que para mi es una HISTORIA DE AMOR preciosa,en la que se tratan temas tan profundos como el de las almas gemelas,el amor incondicional,el sacrificio y la fe.
"Bailando en la oscuridad" no la he visto porque todavía no he sido capaz de superar mi odio hacia Björk (aquí coincidimos plenamente).
Y en cuanto a "Dogville" me gustó,aunque tampoco como para echar cohetes.
Y luego está "Manderley",que tengo muchas ganas de ver,pero que entre unas cosas y otras todavía no he visto.
Y "Los idiotas",la verdad es que no sabía que fuera de Trier,pero tras tu crítica la apuntaré en mi lista de pelis pendientes.