7.14.2005

Odio a los pseudo- rockeros viejos que nos chupan la sangre

Resulta que unos señores dejaron hace mucho tiempo de ser los hijos de la noche. Y en vez de apartarse tranquilos a su shangri- la, tuvieron la brillante idea de coger el dinero de toda la gente que hace algo parecido a lo que ellos mismos trataban de hacer. Y montaron una sociedad. Aunque ya existía el registro de la propiedad intelectual, ellos montaron la película de que defendían los derechos de los creadores, y les ofrecían "protección".

En un concierto con un grupo en el que tocaba, un tipo se plantó en los camerinos y nos dijo que se llevaba un 10% de la taquilla en concepto de cierto cánon por las canciones que íbamos a tocar. Dijo que ellos se encargaban de que el dinero fuera a los autores. Los autores éramos nosotros, que sacábamos el 20% de la taquilla. O sea que Micky Rivers se llevó la mitad de la pasta que ganamos de nuestro concierto y nuestras canciones que nosotros escribimos y tocamos, sin escribir ni tocar nada. La verdad es que ese señor nunca ha escrito sus canciones, y aunque siempre ha hecho muchas posecitas, en su puta vida ha sabido tocar la guitarra, ni, para el caso, la zambomba; por eso me resulta de lo más gracioso que se dedique a proteger las ideas, cuando nunca las ha tenido.

Y ahora, la guinda del pastel: leí el otro día en la página de Pab que han hecho responsable a un proveedor de espacio en internet de los contenidos de un blog en el que se metían con ellos. ¿A qué santo? ¿Desde cuándo son tan sensibles los dinosaurios? Ah, pero no es ése el caso, amiguitos... El caso es que ya desde hace tiempo la gente empieza a pasar de ellos, y cada vez tienen menos dinero de la "protección" Visto lo visto, se han puesto a buscar nuevas fuentes de ingresos. Y como saben que la gente no les quiere, pues a buscar difamaciones por las que exigir pasta. Y como el pringao de turno no tiene pasta para pagar una millonada, pues vamos a por el tipo que le ha dado la oportunidad de expresarse.

Claro, cualquier día de éstos, si hay muchas sociedades como ésta, nos quedaremos todos sin espacios disponibles en internet, porque los proveedores no se atreverán a ceder espacios. Y los que cedan serán vigilados constantemente, no vayan a salirse del tiesto.

Pues nada... La verdad, me trae sin cuidado que plagien mi obra, porque nunca sacaré dos perras de ella. Prefiero eso a tener que pagar por hacerla, y encima tener que pagar a estos caballeros.

No hay comentarios: