7.15.2005

Odio que Superman se muriera

¿Por qué sigo yendo al videoclub a por segundas partes?¿Por qué las adaptaciones de cómics siempre me dan un no sé qué de morbillo por ver cómo lo han hecho, si la respuesta es siempre mal?¿Por qué se caen mis mitos de infancia en cuanto vuelvo a visitarlos?¿Por qué George Lucas no se aficionó al golf, y en vez de un simpático jugador con pantalones bombachos tenemos una "primera" trilogía?

Lo peor de todo es que estas cosas realmente me indignan. Llamémoslo ser freak, o sencillamente ser un crío, o un descerebrado, pero me duele cuando algo que me emocionaba de pequeñito se cae, se vuelve aburrido.

Y me dio una pena terrible el día que Christopher Reeves murió. El hombre que vuela, primero atado a una silla, luego sonriendo débilmente, aprendiendo a dar pasitos tímidos, respirando sólo a ratos. Y se me ocurre una idea morbosa: seguro que los empleados de la funeraria en que acabó Superman lloraron mientras lo vestían de nuevo con el traje de Clark Kent para enterrarlo.

No hay comentarios: