8.16.2005

Después de ver "La matanza de Texas"

Ahora tengo miedo de irme a la cama. Tengo miedo de salir al campo y hablar con los lugareños de mirada torva. Tengo miedo de los sonados que parecen no tener nada mejor que hacer que mirarme, que hablar de nada conmigo. Temo a la oscuridad y a los animalitos que me miran desde los márgenes de la carretera. Tengo miedo de las cucarachas en la cocina, de los mosquitos en el cuarto. Tengo miedo de la gente que está realmente chalada y que tiene curiosidad por cómo funcionan nuestros cuerpos por dentro. Miedo a todos esos tipos que parecen reírse de nada mientras nos miran, que parecen reírse del miedo, que nos muestran el dolor ajeno como una diversión. Miedo de aquellos que parecen fuertes como animales, aquellos que nos miran desde dos ojos vidriosos y vacíos como los de las vacas, y nos siguen con la mirada cuando nos vamos. De los ojos que notamos clavados en la espalda. De los que siguen fascinados con la morbidez y el dolor más allá de la más o menos normal fascinación adolescente. Tengo miedo de todos y de todo. Tengo miedo de quien no tiene miedo, de nuevo. Tengo miedo de que a alguien le guste realmente ver esta película, y pueda verla más de una vez. Y me consta que hay más de uno ahí fuera.

3 comentarios:

pab dijo...

Creo que esa peli marcó el inicio de la era de la "peli de terror en la que el motivo del terror es lo que sale en la pantalla".
Antes de ello estaba la "peli de terror en la que el motivo del terror era lo que creias ver en el armario a oscuras cuando recordabas lo que habías visto en la pantalla".
Algo en el estómago, que te intercalaba en la realidad flashes subliminales de parejas de niñitas con vestidos en medio de un pasillo enmoquetado.
Las pelis de miedo ya no dan miedo. Sólo dan miedo sus presupuestos.

Listo Entertainment dijo...

Oiga, señor Lito, que me ha hecho mucha gracia su comentario de la Matanza de texas y me he tomado la libertad de copipastarlo en lacinefilia.blogspot.com (citando la fuente).
Si no le gusta la iniciativa, avisenos y lo borramos enseguida.

Keep on rocking.

odiolitos dijo...

No me molesta en absoluto; más bien me halaga. De hecho, para eso está la licencia de Creative Commons de mi blog. Agradezco la deferencia de pedirme permiso y avisarme.