9.14.2005

Odio el rollito comprometido de chiste

Tengo una pregunta capciosa. ¿Cuánta pasta gana un director de cine comprometido?¿Contrata a peña en prácticas para desgravar a Hacienda?. Vale, eran dos, pero todo esto viene al aluvión de pelis infumables que nos hacen comulgar con ruedas de molino sólo porque abordan temas sociales.

Parece que para ser un director serio, formal, considerado, y, en definitiva, molón, hay que hacer cine social. Y a mí me parece genial, siempre que el resultado sea válido. Porque hay mucho listo por ahí que se dedica a predicar a los conversos con pelis de desarrollo ridículo, y a recibir el premio por decirles lo que quieren oír.

Me vienen a la cabeza ahora mismo "Yo puta" (porno bananero disfrazado de documental atrevido), "El otro barrio" (un chaval de Vallecas mata a tres personas con una lata de berberechos) y, aunque de oídas, "Princesas"(chica bien que se mete a puta para ponerse tetas). Si tratamos un problema social a través de la anécdota simplista y personajes y situaciones planos, no estamos sino descubriendo la rueda. ¿Cine para pensar? CIne para pensar que eres un tío comprometido sin mover una neurona.

Y ojo, que me parece que sé de dónde viene todo el asunto: en estos últimos años hemos visto una serie de cintas impresionantes, como "Te doy mis ojos" "La pelota vasca" y "Mar adentro". en las que se tratan temas controvertidos desde múltiples enfoques, con inteligencia y sensibilidad. Esas pelis han recibido buenas críticas, premios y éxito comercial. Y de repente, todos los estudios quieren hacer cintas comprometidas. Y todos los directores quieren ser cronistas de su tiempo, a ver si cae algún goya.

Pero claro, a ver quién tiene la inteligencia y las agallas de decir que un maltratador es un enfermo que necesita tratamiento, o que ETA empezó siendo una agrupación cultural de lo más respetable hasta que una panda de sonados tomaron las riendas. Pero las pelis para pensar son aquellas que hacen eso, calentarnos los cascos, presentarnos situaciones incómodas que nos obligan a plantearnos las cosas de otro modo. Y no las que nos dan un masajito y nos dicen que somos muy buena gente por verlas y acordarnos de la gente que las pasa putas.

Y me pregunto si el artista comprometido no está explotando la desgracia ajena. Desde luego, si la trata de manera banal y absurda, sí.

Espero vuestras pedradas.

7 comentarios:

odiolitos dijo...

Se me olvidaba:
Una amiga mía que es trabajadora social me contó la turbadora idea de un colega suyo de 60 tacos: la clientelización de la pobreza. Expuesto de manera bestia: tomemos un chaval problemático de un colegio del extrarradio. Tendrá asignado un psicólogo, un trabajador social y probablemente un profesor de refuerzo. Cada una de esas personas cobran alrededor de 1000 euros por tratarle. Y la pregunta es ¿si le damos 3000 euros al mes a la familia, seguirá el niño siendo problemático?

Sus dijo...

"Yo puta"... cuántas veces habré avisado de que se trataba de un documental cuando la gente venía a alquilarla y, después, me han tirado por cara que no era una "película normal"??? Eso sí es un problema social... la gente no escucha. Deberíamos decírselo a Fernando de León.

Michael Moore, por ejemplo, es otro de los directores que se me han acabado atragantando. Siempre que veo algún suceso destacado en la vida de los americanitos (no es nada difícil) pienso.. "Moore estrena peli o escribe libro pronto". Lo poco gusta, lo mucho cansa.

Con esto no quiero decir que todos las pelis "sociales" sean malas o las tenga mal vistas (en esto creo que también coincido con la opinión del blogmaster). Hay formas de hacerlo muy bien... por ejemplo, "Los lunes al sol".

PD: No he visto "Princesas", que conste, así que no emitiré juicios de valor hasta que sepa algo. Los prejuicios no son nada buenos, aunque odiolitos, a priori creo que pensamos de una forma bastante parecida.

PD2: Otro tema a tener en cuenta es la cantidad de películas históricas o basadas en cómics que se producen... lo dejo ahí.

;)

odiolitos dijo...

Bueno, el asunto de "Princesas" viene porque tuve una conversación con el pequeño Pab en la que me contó más o menos por dónde iba la peli... Y con lo que me contó, me dieron pocas ganas de probar...

Con todo, reconozco que me dejé llevar por el lado oscuro. Me disculpo por ello.

pab dijo...

Ole!
Estoy sin palabras. Me siento como la cerilla de un pirómano. Podrías cobrar pos tu servicios, Litos, como espada de Damocles materializadora del odio ajeno. Algo así como "odio por dinero". Trabajar en lo que te gusta, ¿imaginas?

Poco puedo añadir a todo lo que he dicho ya de la última "magna opus" del señor León de Aranoa. La comparación con Moore es interesante, si bien al menos detrás de Michael Moore hay una intención real de hacer una indicencia política, provocar una adhesión (o un rechazo a sus tesis) y exponer "algo". Y en los recursos estilísticos es más bien poco ambicioso, sabiendose más comunicador que artista, ciñendose al mensaje.
Yo creo que las intenciones de Fernando León no van más allá de tratar un tema al que es muy cómodo adherirse, utilizando para ello una visión superficial y maniqueísta. Algo apetecible y cómodo de elegir para un juez de los Goya indeciso.
Sus diálogos sin embargo son pretenciosos y poco creibles, necesitando toneladas de solvencia por parte del reparto para sostenerse.
Si estuvieron 5 meses conviviendo con prostitutas para hacer esta película creo que aprovecharon el tiempo muy poquito...

odiolitos dijo...

Evitaré hacer el chiste fácil con lo de los cinco meses de convivencia...

De todas maneras, debo decir que eso de "me voy a vivir con los raros" me suena a Gorilas en la niebla. Aunque está bien documentarse, no es lo mismo.

Me atrevo a citar a Pulp en, cómo no, "Common people":"'Cos everybody hates a tourist, especially one who thinks it's all such a laugh"

Pistacho Bananero dijo...

Y eso que no os habéis acordado de la película de los pobres músicos cubanitos que sufren la dictadura al mismo tiempo que la maldad de las discográficas europeas... Habana Blues, una peli para los que aún llevan camisetas de Ron Liberación.

moonriver dijo...

Primero:romper una lanza a favor de Princesas. La peli me encantó y León de Aranoa se descubrió como un gran conocedor del corazón y el alma femeninas.
Segundo:De Habana Blues no puedo hablar porque no me enteré de la mitad de los diálogos. Pero sí, en general, me pareció tópica y típica, ya digo que más por lo que vi que por lo que oí.