11.16.2005

Odio a los profundos

Siempre hay uno en cada grupo de amigos. Un personaje que se pone a hablar del último libro de poesía que ha leido cuando quedáis para haceros unas cervezas por ahí. El que se sienta en una esquina con la cabeza agachada mientras todos bailan. Son primos de los psicólogos del cafelito, y algunos son flequis. Todos son listos del parchís.

"La vida carece de sentido, como demostraron los existencialistas franceses. ¿Me has oído, nena? Y a menudo pienso en el suicidio, porque es la única opción que nos queda en esta sociedad corrupta que nos quita la libertad y los sentimientos. ¿Tu casa o la mía?" Porque la actividad profundista siempre se ve intensificada en presencia de miembros del sexo contrario. Mmm, cierto, la sociedad está podrida.

Hay dos vertientes del profundismo. Una es la rama "cool" del movimiento, que viste a la moda, y suele adscribirse a algún rollito urbano del modelo torturado- siniestrines, flequis, grungeros en su día...- Puede que la vida no tenga sentido, pero como dijo Baudelaire, la moda mola.

La otra es todavía más difícil de soportar, porque van con su ropa heredada de algún padre o hermano mayor, con zapatones de esos horribles que hasta los gatos llevaban a mediados de los 90 y sueters de punto con dibujos de renos. Estos van de que están por encima del bien y del mal, y por supuesto, de tí y tu humilde vestimenta de Inditex. Y no pierden comba para atraparte en sus redes dialéctico- materialistas con coñazos sobre la vida y el amor mientras sales con los colegas, siempre a altas horas de la madrugada. Genial. Son la fiesta.

Y oigan, no se me ofendan los que lean de entre ustedes, que yo también me rasco la barbilla de vez en cuando. Que todo tiene su sitio y ocasión, pero esta gente nunca es capaz de verlo. Y claro, la única ocasión que tienen de airear su profundidad para que no le salgan manchas de humedad es en reuniones sociales, cuando la mayoría de gente sólo pretende pasar el rato.

Vamos, que sí, que me gusta Shrek, y que también he leido a Camus, y que cada cosa en el sitio que le toca. Digo, vamos. Que con tener a los Garci- plastas una vez a la semana todos vamos serviditos de pedantería y falsa profundidad.

Una cuestión que me inquieta: ¿qué hacen dos profundos cuando se reúnen?¿Tiran piedrecitas en la profundidad del otro para comprobar cuánto tardan en oírla golpear el fondo?¿Comparan profundidades como adolescentes en celo? Supongo que sólo se dedican miradas desdeñosas, y nunca se saludan.

6 comentarios:

LaBaLaPeRdIdA dijo...

no he entendido muy bien tu post... creo que no soy tan profunda... pero creo que comparan profundidades como adolescentes en celo, lo cual me parece una actitud poco profunda...

por cierto... cuéntame más de bélgica cuando puedasssssss!!!!! no conozco a nadie que haya estado y prefiero recomendaciones de gente que ha estado por allí que ir perdida!!!!! Gante definitivamente entraba en nuestros planes, así que cuéntameeeeeeeee!!!!!! Te dejo mi mail por si acaso si no déjame un comentario o lo que quieras (yolandac8@yahoo.es)

odiolitos dijo...

Eh, ¿me estás llamando profundo a mí? Mira que te la juegas...

Bueno, te envío cuando pueda un poquito de información de Gante (cuando la encuentre)

Listo Entertainment dijo...

¿en serio le gustó Shrek?

odiolitos dijo...

Siento decepcionarle, querido amigo. Pero sí, una parte de mí nunca pasó de los cinco años por culpa de los odiolitos, y ésa parte de mí goza como un perro con ciertas pelis.

Y aunque la peli me pareció una soberana mierda, debo confesar que el monstruito de Lilo y Stitch me hizo la mar de gracia...

Si lo dije antes... ¡Odio a los profundos porque soy un enano mental!

LaBaLaPeRdIdA dijo...

gracias... sin prisa!!!

val dijo...

Dí que sí, tú que eres ecléctico, eres sabio...