12.09.2005

Odio los villancicos

Imaginemos a la pobrecilla cajera del Consum a las 4 de la tarde. No hay nadie en el supermercado. Está justo a mitad de su turno, y la tarde promete ser agitada. En diciembre siempre lo es.

Ella lo prefiere así. Nada le resulta más agotador que estar aquí de pie sin hacer nada, mirando a la calle por la cristalera. Al menos, cuando discute con las abuelas porque no han pensado los tomates, hace algo, se relaciona con la gente.

Pero hoy es 1 de diciembre. Hoy todo lo que quiere es que el coro afónico de niños cantando tonterías se calle. Que los teclados y las panderetas se vayan. Que todos los coros del mundo decidan hacerse equipos de bolos, o peñas ciclistas, o ultras de un equipo de fútbol. Pero por favor, por favor, que no vuelvan a cantar, y mucho menos juntos. Las voces ahogadas, maltratadas, artificiales de los chiquillos le cargan. Las letras son de una estupidez inaudita, llenas de diminutivos, de tópicos machistas, de imbecilidades varias… La cajera está harta.

Ella vive al lado de otro centro comercial con altavoces en la calle, que pone villancicos a todo volumen para que todos los oigan a lo largo de las 11 horas diarias que está abierto, fines de semana incluidos. En el colegio, a su hija le han enseñado uno que debe practicar a la flauta. Su marido compró una cinta horrenda en una gasolinera. Pronto llegarán los críos del colegio de pago cerca de su finca a dar la murga y pedir el aguinaldo.

Hoy la cajera del Consum va a llegar a casa y le va a robar el CD de Slipknot a su hijo el mayor.

8 comentarios:

aw.s dijo...

Joder, como te comprendo, yo trabajo de dependiente en disny store, y es lo peor, no solo por el trabajo, si no por estar todo el rato escuchando ese hilo músical de villancicos en versiones techno cantadas por mickey y compañía, también son lo peor esos villanciocos que cantan muchos artistas juntos para reunir dinero y esas cosas. Pero bueno, ya se sabe, que esto una vez entrado en el ciclo comida-alcohol-regalos-fiestas horteras y demas, pasa rapido, así que esperemos que sean lo más leve posible. Saluditos.

BlitzKrieg dijo...

Acaba de surgirme una idea... Un disco de villancicos de Slipknot...

Suerte que no soy Corey Taylor.

jota dijo...

Nada mas que por eso, te perdono lo de Sabina.....



Ah, y me compadezco de aw.s

odiolitos dijo...

Gracias, Jota. Creí que nunca me perdonarías...

Y bueno, aw. s, ¿qué podemos decir que te consuele en tan doloroso trance? Sólo que admiramos tu bravura y tu resistencia al dolor. Seguro que tú habrías rellenado el meme de Jota sin pestañear...

aritea dijo...

Yo,cuando soy abordada por una oleada de villancicos,me imagino un coro de niños con pantalón corto y calcetín por la rodilla, conservados en lugar fresco y seco de un año para otro, porque a los críos de ahora sí que no los veo en ese trance...

Por cierto, me ha encantado conocer ese grupo de abuelas en la sección de frutería pensando los tomates... Qué bunito!

odiolitos dijo...

´Claro, es que hay que hacerse una imagen mental del tomate que uqieres, porque si no te dan gato por liebre. Puede que lo quieras entreveradito, o todo rojo, o verde para freír...

Jo, es que me las pilláis todas.

Lo más cachondo es que de pequeñito fui uno de esos niños con chaleco de lana roja: en los pequeños cantores de Valencia, yo era el rubito del fondo que sbostezaba todo el rato. Supongo que ahí tuve bastantes villancicos para dos vidas o tres...

aritea dijo...

Si te digo que el bostezo es un buen ejercicio para relajar la faringe e impostar la voz pensarás que estoy de cachondeo... jeje, pero es AUSOLUTAMENTE CIERTO. Si es que ya apuntabas maneras... :P

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

Al Consum pastores, al Consum chiquitos, que ya estan de oferta los tomatitos.

ODIO LA NAVIDAD. Así, con todo lo que implica.