3.27.2006

Odio los memes II

He vuelto a recibir un meme, esta vez para comprobar uno mismo cuan anciano soy. Yo, que además soy un tío tímido (¡odio los extrovertidos!) al que no le gusta hablar de su persona, las he pasado canutas para esquivarlo, pero espero haber salido airoso. Allá va, y de paso tengo post, que esta semana me faltan odiolitos en sangre.

Hace diez añacos:
Eric Hebborn, notorio falsificador de obras de arte clásicas, muere asesinado en circunstancias misteriosas. Uno, morboso como es, se compra su libro "Cómo falsificar obras de arte", en el que se entera de lo que se puede hacer con un huevo pasado y tierra de la obra de la esquina. Nace Dolly, la mega oveja clónica, que me dio esperanzas de crear un ejército de Litos para dominar el mundo. Aun espero que los de Corporación Dermoestética se dejen de patochadas y me manden un folleto anunciando clones a precios asequibles. Liam Gallagher se pelea con su hermano, y lo arrestan por posesión de drogaína. Soundgarden sacan su último disco.

Hace cinco añotes:
De odisea en el espacio nada: otro chafón de la vida adulta. Para acabar de joderla, George W. Bush entra en la presidencia de EEUU. Los chicos de Clinton se llevan todas las teclas "W" de los teclados de la Casa Blanca, como gracia de bienvenida. Billy Corgan empieza a cagarla con Zwan. Sin noticias de Dolly. Liam Gallagher queda un día a comer en casa de sus padres, y la lía con su hermano. Destrozan todos los muebles, tiran la tele por la ventana, y son arrestados los dos por posesión de drogaína. Fugazi sacan su último disco.

Hace un año:
Se celebra el año mundial de la Física. La mayoría de la gente ni se entera, pero los físicos del mundo están encantados. El protocolo de Kyoto entra en vigor, sirva para lo que sirva. Canadá bulle con Arcade Fire y Black Mountain estrenándose, y los New Pornographers sacan tercer disco. Litos se plantea mudarse a Canadá, a ver si es algo del agua que beben... Los Gallagher se siguen peleando, pero ya nadie les hace caso.

Ayer:
Hacía solete y era muy domingo.

5 sitios:
- Lavabo
- Cocina
- Dormitorio
- Comedor
- Armario empotrado

5 alegrías:
- El día que Mecano desaparezca del inconsciente colectivo
- El día que Alaska anuncie su retirada
- El día que Lars Von Trier haga su primera peli hollywoodiense, tipo "Lady Halcón III", y deje de molar.
- El día que Garci deje de fumar
- El día que abran un Ikea al lado del Mercadona de la esquina


5 comidas:
- Queso Emmental
- Queso azul
- Queso manchego
- Queso feta
- Queso

5 juguetes: (qué largo,¿no?)
- Mi gata a rayas
- Mi gata blanca
- El cubo de Rubik ese de marras
- Mi clic motero
- Mi super mega-flamante Tele verde

Bueno, al final no había más remedio que ponerse personal, pero he tratado de mantenerme discreto. Como siempre me ha parecido un papelón, pues no se lo paso a nadie. Si lo lees y te parece que lo quieres hacer, allá tú. Tienes permiso para decir que te lo mandé.

3.22.2006

Odio el hip hop

¿Qué hace falta para ser hiphopero?

Si para ser siniestrín hay que ser lánguido y querer morirse, para ser hiphopero hay que ser un macho-wacho y querer matar hasta al apuntador. Lo de ser macho para ser un rapero de pro es legendario: responden al prototipo de macho ibérico cazurro- cazallero mejor que muchos toreros. Las pibas, pibas son, y no pueden aspirar a nada más (“yo a mi chulo le chupo los huevos”- La Mala Rodríguez) Y si uno se pregunta por qué las mujeres maltratadas siguen con sus maridos, también debe preguntarse cómo los raperos encuentran pareja. Si fuera chica, antes me liaría con un rolero gordaco- sonao que con uno de éstos.

Los raperos siempre vienen de barrios marginales y situaciones violentas. Algo así como el Lute, pero con chándal. Hace tiempo escuché una letra de un rapero (ay, no, mc) que decía “Campanar, jungla de cristal”. Campanar es un barrio en auge de Valencia, donde van a poner el nuevo estadio de fútbol, al lado del Palacio de Congresos. Y no hay más cristal que el del Hipercor que hay al ladito. Mis papis viven allí. Pero vamos, cada cual tiene su visión del infierno urbano.

¿Qué hace falta para hacer una canción de hip hop? Rimas. Muchas. Consonantes. Acabadas en “-ón”, a poder ser. Hablar como el traductor de las pelis de Tarantino. Un micro. Alguien que tire los samples.

¿Qué look hace falta? Oro. Más que M.A. Chándal, normal o de lamé. Un pañuelo en la cabeza (a poder ser, evitemos el foulard de mamá, y asaltemos su cajón de las medias) Zapatillas de 200 leros para demostrar que venimos de barrio pobre.

De verdad, si en un tiempo el rap era la voz del pueblo oprimido de Estados Unidos, ahora da entre pena y risa. Y odio aparte merece el R’n’B, que de ser lo que hacía (muy bien) Marvin Gaye, ha pasado a ser escaparate de Corporación Dermoestética.

Hala, a insultarme, raperos del mundo. Y un saludete para mi amigo Gruñón, que me dio la inspiración esta mañana.

3.13.2006

Odio a los siniestrines

Aparte de la pose lánguida indispensable, hace falta encaje y cuero para ser un gótico de pro. En un país mediterráneo como el nuestro, realmente hace falta vocación para ser gótico-siniestro. Cuando empezó el revival del rollito siniestro en Valencia(antes eran dark-metaleros, o les molaba el death, o el black metal, o vaya usted a saber), me pregunté qué hace esta gente en veranete, con sus cueros y sus maquillajes. Respuesta: vi a un pobre chaval en pleno agosto con pantalones cortos de jugar al fútbol (al menos eran negros), y churritones de rimmel. Pobre, no era un gótico de verdad; sudaba.

Toda la cosa esta de la fascinación con la muerte y tal está bien, siempre que no caigas en ser una parodia de "Brácula". Porque ojo, que todos los siniestros están por el rollo sobrenatural, pero todos van al rollo vampirete. ¿Razón? Los zombies son feos. Las momias también. Un hombre lobo está muy mal visto en sociedad. Y los vampiros molan: bien plantaos, guapetones, siempre elegantes... Y además vuelan. Además, todos cogen de modelo al Drácula- Gary Oldman, que se liga a las nenas, o el modelo Brad Pitt- vampiro de gimnasio. Ninguno imita al Nosferatu de Murnau. Ése no triunfaba con las nenas ni mientras dormían.

He oído cosas tan divertidas como que los góticos se hacen cortes en los garitos para ponerle sangre a su cubata. Y me pregunto: ¿Cómo le explicas al médico luego que has pillado hepatitis por hacerte un gin tonic enriquecido?

Y atendamos por un momento a las opciones de ocio de un auténtico siniestro militante. Un gótico de verdad no puede leer comics. A menos que sean de temática apropiada (o sea que Mortadelo, descartado). Un gótico no puede ver pelis de risa. Y si ve las de miedo, no puede asustarse. Le han de fascinar. No puede leer best sellers, sólo puede leer a Poe (un gótico sin sus Cuentos seleccionados es una farsa, chicos y chicas) Tampoco puede escuchar a los Fresones Rebeldes (habrá quien no lo considere una gran pérdida).

¿Qué pinta tiene un gótico en pijama?¿Qué cereales come un gótico por las mañanas?

Yo compartí local de ensayo con unos cuantos grupos góticos, y desde mi absoluta ignorancia, debo decir que la mayoría era un aburrimiento: los que no eran ochenteros (eco en TODO) se tiraban al rollo mega-lento (y no en plan Neurosis, que tiene su aquél. Esto era lento sin más, como un disco de Metallica a 12 rpm), o al orquestal-operístico, que ya era de mear y no echar gota: todos esos machotes oscuros y torturados pegando cabezazos al ritmo de los violines y sopranos... Miedito sí que daban...

¿Qué hace un gótico si sube de los 40 kilos?¿Qué hace si tiene pedos?¿Y si le hace gracia un chiste?¿Se van de tapas los góticos?¿Hay góticos vegetarianos?¿Qué hacen con el tema de la sangre?

¿Cuáles son los rituales de apareamiento de los góticos? Con su genial visión trágica de la vida, se me ocurren como frases para entrar: "Estoy seguro de que lo nuestro va a ser una mierda, nena ¿tu nicho o el mío?","¿Has visto que mal día ha hecho hoy? Conmigo siempre lloverá","Tengo una tarántula en casa que come ratas vivas. ¿Quieres verla?" Tener de pareja a alguien de inclinaciones siniestrinas ha de ser terrible: siempre recordándote que lo vuestro se va a acabar, y que seguro que mal, y que a lo mejor se suicida y todo...

Vamos, que los siniestrines, en los comics de Sandman y en las pelis de Tim Burton, que es donde molan.

3.08.2006

Odio las fiestas locales

En algunos sitios de España, se celebran fiestas en las que tiran cabras de campanarios, o se ponen trapos ardiendo en los cuernos de un torete, o saltan por encima de una hoguera al lado de la playa. Todas ellas costumbres bárbaras.

Aquí en Valencia les compramos explosivos a los niños para que se los tiren a la gente por la calle. Luego cortamos el tráfico en todas las calles transitables, y amontonamos cartón piedra pintado de colores (¡¡arte de la ciudad de las naranajas, señores!!) En ello nos gastamos millones de euros, pero no nos duele porque vamos muy ciegos, y nos queda por digerir la paella que nos hicimos a las tres de la mañana. Luego le pegamos fuego a todo. También nos amontonamos en una plaza a ver cómo una mesa camilla le da permiso a un señor para que haga mucho ruido y tire mucho humo con sus explosivos. Y nos vamos a comer a casa diciendo lo buena que ha sido la mascletà... Aun estoy por descubrir lo que hace buena una mascletà. En la tele autonómica colocaban un inserto con un medidor de decibelios para que uno apreciara la bondad del asunto. Hombre, que nadie se extrañe luego de que hayamos sido la cuna del bakalao, o de que hablemos todos a gritos...

En fin, que me esperan semanita y media de reclusión forzosa, y aguantar muucho rato sin darle un bofetón a cada crío que me tira un petardito a los pies... Felices fallas.