4.26.2006

Odio la vejez

La vejez apesta. La vejez es una mierda. La vejez da asco. Me cago en la madre que parió a la vejez.

Chicos y chicas, se acerca un momento "querido diario". Yo aviso.

Ha pasado en el mercadona. La escena habitual: abuela se te cruza, tú le dejas pasar porque en realidad ella tiene más tiempo y más ganas de discutir que tú... Lo de siempre, vamos. Ella es una vieja jorobada, con el pelo crepado de esos que se hacen para disimular la calvicie femenina. Agarra el bolso con fervor.

Mientras avanza la cola, veo al cajero hacer gestos raros a alguien detrás de mí. No veo nadie. Le toca a la señora, que quiere que le cobren el queso antes. El cajero, dos metros de dientes torcidos y piel cetrina, es extremadamente amable con ella. El encargado se planta detrás de él, para que sepa que le está mirando. Él duda, y entonces le dice a la señora:"¿no se habrá olvidado de sacar algo del carrito?" Dice que no. Él insiste, y mira dentro. Saca una tarrina de mantequilla President. De la cara. De la de dos euros.

Llorosa, ella dice con voz trémula: "vaya, pues mira, sí que me lo había olvidado". El encargado se acerca. El dependiente pasa la tarrina por la banda magnética, y le dice dolido que son uno con noventa y ocho. Ella le da los dos euros. El encargado se va. Los dos metros de fealdad le ayudan a ordenar las bolsas, y le pregunta si podrá con el peso. Ella se marcha.

Y el cajero me explica que ni siquiera les dejan pagarles a las abuelitas lo que roban de su bolsillo. Y que ya ves qué va a perder mercadona por dos euros de mierda. Sólo puedo sonreír a medias mientras meto el pan y el gazpacho en las bolsas. Me pican los ojos.

La vejez apesta. Que no te llegue la pensión a poder comprarte mantequilla President. Ser pobre como una rata, y robar por vez primera a los 80. Y que te pillen. Y aparentar dignidad en todo el proceso. Menuda mierda, damas y caballeros.

8 comentarios:

Nuala dijo...

Está comprobado que la buena gente siempre está en la parte más baja del escalafón. A mí los cajeros que hacen así me provocan darles un sonoro beso en la mejilla y me devuelven la confianza en el género humano.

Los encargados tienen un rádar para detectar esas cosas. Yo trabajé en un restaurante en Londres y una vez pagué de mi propio bolsillo la comida de una anciana que sólo tenía para un té. Las pensiones allí son incluso más bajas que aquí. Aún así me cayó una reprimenda. Pero lo bueno de tener curros cutres es que no te preocupa que te despidan. Yo siempre he hecho lo que me ha dado la gana. Y nunca me han despedido, por cierto. Más bien al revés. :D

happyhamsterhop dijo...

Eres un cabrón. Yo que llegaba contenta de trabajar, despues de haber atendido a 200 abueletes del inserso, vas tu y me recuerdas a los otros abueletes, a los que no salen de su barrio en años.

Anda que...Y no me vale que hayas avisado :)

la witch dijo...

"El verdadero odio
es el desinterés,
y el asesinato perfecto
es el olvido."
Bernanos

Lo tuyo es un proceso agudo de odiotitis!!!
Leeré un poco más de tu blog para ver el origen de todo!!!
Gracias por tu visita!!!
:)

Surlaw dijo...

Siempre habrá gente que evite la autodevoración de la especie.

Listo Entertainment dijo...

Una buena mierda, usted lo ha dicho.

gianis dijo...

esto te pasa por ir a comprar a mercadona

claradriel dijo...

Sabes que el link de Gianis te abre las puertas del cielo?

moonriver dijo...

¿Estás seguro de que la viejita había robado la mantequilla porque la pensión no le llegaba para pagarla? Porque la verdad es que yo conozco viejecitas que roban mantequilla y otras muchas cosas y que tienen varios millones (de ptas) en el banco para "cuando les surja un imprevisto".
Es como lo de colarse siempre en el supermercado:ellas no tienen prisa,lo único que tienen que hacer es ver la telenovela,pero siempre se cuelan en el supermercado,en el banco y allá donde vayan. Y encima,si les dices algo,te echan la bronca y te hacen sentir como un ser despreciable y sin corazón porque ellas son mayores y siempre van primero. Y luego está mi vecina,que se niega a pagarle 5 € al mes al portero por sacar la basura (prefiere sacarla ella,aunque siempre deja que el portero la ayude con el carrito de la compra) y que siempre compra en el Día,y que parece que no tiene un duro;pero que,en realidad,tiene tres pisos más,además del en que vive,uno de ellos en Benidorm.
Afortunadamente también están los otros,los viejitos que siempre te ceden el paso porque son unos caballeros y que cuando no tienen dinero van a Cáritas en lugar de robar en un supermercado y que si roban cogen lo más barato,nunca una mantequilla de dos euros. Y que lo hacen todo con una sonrisa,porque a ellos no les gusta dar pena,ni quejarse de sus enfermedades o de sus supuestas estrecheces econónmicas. Sí, esos viejitos me gustan,pero las otras...