12.24.2007

Miedo y asco en la ciudad de las naranjas, VIII

Cada noche de 24 de diciembre, a Luis le entran ganas de montar una escena. Coger una copa de fino cristal, una cucharilla de plata, levantarse y hacerlas sonar. Contar por qué no se ha casado, por qué no tiene un trabajo estable, y por qué le cuesta dormir por las noches.

Hablar de Nelo, y de lo que el padre Eugenio le hizo a Rubén, el nuevo de clase. De cuando se dio cuenta que su tía había vivido sus últimos cinco años sola, y nadie había hecho nada al respecto.

Que lo conocieran de verdad, todos los que compartían material genético con él. Ser una familia de esas de las películas. Como en Celebración.

Pero como cada noche de 24 de diciembre, se limitará a abrazar y besar, y a poner su mejor sonrisa. A decir que todo va bien, y que seguirá así. Porque a nadie le gusta que le amarguen los gambones. Luego volverá a casa, se pondrá el pijama y verá una peli vieja en el sofá hasta dormirse.

11.13.2007

Noir II

Gerardo Gomis no recuerda cuándo vendió su TZR. Supone que a principios de los 90. Tampoco recuerda cuándo se cortó su mujer la melena, la alisó, se hizo mechas y la dejó aparcada detrás de las orejas. Supone que fue a la vez que se le afilaba la nariz y desarrollaba el gusto por las medias marrones tupidas.

Gerardo Gomis no recuerda la vida sin las niñas. Cuatro. Él habría parado en la primera, pero la marcha atrás no siempre funciona. No recuerda cuándo compró el monovolumen. O la cara de su suegro dejándole dinero para comprar ese autobús enano. O dándole un trabajo en su empresa de cerámica. No recuerda la última vez que se puso zapatillas deportivas.

Gerardo Gomis está harto de olvidar los días.

Gerardo Gomis ha recogido a las niñas, las ha dejado en casa, y se ha comprado una BMW. Una grande y roja, con pegatinas. Ha buscado en su armario algo que no sean trajes ni camisas, pero no ha encontrado nada digno. Digno de este día para el recuerdo.

No ha dicho nada a nadie. No ha cogido ni la bolsa del pádel para llevar una muda de repuesto. Gerardo Gomis ha cogido la autopista a Madrid, y ha acelerado a fondo. Una curva y otra, y a la altura de Burgos ha olvidado por qué ha cogido este camino, o por qué ha dejado a su familia. Una curva y otra, y Gerardo Gomis ya no sabe si girar o apretar más fuerte el acelerador.

11.08.2007

Noir

Pared con pared, escuchaba. Ya no hacen las fincas como antes, para bien o para mal. Ya no hace falta un vaso, ni agacharse siquiera.

Y se enteró de lo que siempre supo a medias, de lo que le gustaría olvidar desde el mismo momento que pegó la oreja al tabique. Si su madre tenía razón, si lo que pica cura, se apartó de la pared curado por completo. Y se preguntó de qué hablaría con cualquiera de ellos cuando entraran. O lo que habían hablado antes. Antes de decidirse.

Sabía que no iba a subir al tren de las 6. Que no cogería la maleta marrón de cuero con su cepillo de dientes y el traje gris oscuro y la guía de Andorra. Pero no sabía qué decir para justificarse. Debería hacer algo, coger un cenicero de mármol, o saltar por la ventana. Salir corriendo por el jardín, a sus 55 años. Todo iba a ser tan incómodo, tan forzado...

Sacó los papeles del escritorio, los firmó, cerró el sobre y lo metió en la caja fuerte. Ahora lo tenía claro: sus bienes iban a ir al hogar infantil de la Señorita Antonia. Los que quedaban, porque además se había fundido la mayoría en 20 años de bingo y el descapotable que hizo que Lidia se fijara en él desde el principio.

Lidia, la pobre, era imbécil. No sólo no le había hecho ni un regalo caro de los buenos en los últimos dos años, sino que encima venía a liarse con el inútil del cocinero. Como si ese ganapán pudiera mantenerla. Como que la iba a aguantar cuando se enterara que una panda de críos desharrapados iban a llevarse lo que ella esperaba heredar.

Cuando Lidia y el cocinero de los cojones entraron temblorosos en la biblioteca, Gómez estaba meándose de risa.

10.23.2007

Desde mi trono... (más información de la necesaria I)

Espero que el tipejo que inventó la sopa de cebolla de sobre arda en el infierno.

¿Cuánto tarda esa porquería en salir del cuerpo de uno? Lleva diez horas, y aún la tengo pegada al paladar. Lleva desde entonces paseando por dentro de mí, como un alien soluble. Como la semilla del diablo. Como...

Escarmienten en carne ajena, estimado público: la sopa de cebolla de sobre es caaca. Tal cual.

Hale, me vuelvo a mi trono. Hasta la vista.

10.16.2007

Odio las tareas del hogar

¿A qué velocidad producen mierda un humano adulto y dos gatas?¿Cuánto tarda una camisa en arrugarse más allá de lo tolerable?¿Cuánto dura una lechuga en la nevera antes de convertirse en algo húmedo y marrón?¿La leche huele así?¿Qué cojones son esos puntitos negros en las esquinas de la ducha? Y, la más importante de todas... ¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Parece que la respuesta a todas preguntas es una sola: Puedes limitarte a sentarte, no comer, no beber, dejar todas las ventanas cerradas... Pero la mierda nunca duerme. La mierda no conoce festivos. La mierda no se detiene ante el frío, la lluvia o la nieve: todo lo más cambia de estado. Y hay que hacer algo contra ella, o se nos comerá.

Así que uno se arma de químicos peligrosos (recuerden: mezclar lejía y amoniaco= ¡¡muerte poco divertida!!), trapos de colores, guantes de goma (que al contacto con los químicos acabarán deshaciéndose), pone Django Reindhart a todo meter, y se lanza a la refriega. Y cuanto más lo miras, cuanto más friegas y frotas, más mierda sale de todos lados. Parece que nunca se acaba. Cuando quitas el polvo de la estantería, se ensucia el suelo. Cuando barres, levantas polvo y las estanterías se ponen negras. Pasas el mocho, abres la ventana para que el suelo se seque, y el polvo entra, para hacer argamasa en tu suelo reluciente. Hay que pasar la aspiradora después de vaciar la bolsa de la aspiradora.

Mal. Muy mal. ¿Y lo peor? Que en cuatro días, todo lo que has limpiado volverá a estar lleno de porquería. Horror. Pavor.

Si alguien tiene un tutorial en Flash de mantenimiento del hogar, que me lo pase. O un plugin para casas. O algo.

10.07.2007

El suicidio social y tú, III: ¡sensibilidad!

Ser un tipo sensible suele estar bien visto. En las películas.
Porque no nos engañemos: que se te nuble la vista viendo cachorritos y niños pequeños y parejas abrazadas por la calle cuando te estás tomando unas cervezas con los colegas es la mejor manera de evitar que te vuelvan a llamar otro día. Si dices que una peli te ha gustado, di que molaba: no digas que saliste emocionado y con un nudo en las tripas.
Por una sencilla razón: la gente queda para divertirse, no para ver a gente cabizbaja. Si quieren ver a gente cabizbaja, se van a un cine de estos de modernos, ven un documental sobre explotación infantil en Botswana, y al salir dicen que la peli molaba.
Éste es un tema delicado, porque la falta de sensibilidad también puede implicar crucifixión inmediata. Prueba hacer chistes en un entierro, a ver cuánta gente te llama al día siguiente. O ignorar al bebé que acaban de tener tus colegas. ¿Ingenioso? No. ¿Efectivo? En el 100% de casos, chavales.
Los neófitos suelen tener problemas para alcanzar el grado de equilibrio necesario para caer mal siempre, y en ocasiones caen en el lado oscuro. Por ello, a la hora de tratar temas sensibles, toda precaución es poca para el suicida social de pro.

9.22.2007

El montón de tierra que vino de las estrellas

Ayer por la tarde apareció un montón de tierra en la puerta de mi casa. Un montón de tierra ENORME. Marrón, húmedo, uniforme y compacto. Como si a alguien se le hubiera caído una maceta tamaño familiar. El caso es que no había oído ningún camión a lo largo de la tarde. Ningún obrero trayendo tierra en su carretilla. Nada. El montón de tierra había llegado sin ruido a mi puerta, y parecía haber encontrado su hogar. Pasé rápido por su lado, no fuera a salir una horda de hormigas gigantes para anunciarme el fin de la humanidad, compré filipinos de chocolate blanco en el consum, y volví a encerrarme en casa. El montón de tierra vigilaba mis pasos.

Por la noche llovió, y el montón de tierra ni siquiera se dignó convertirse en barro. Sólo se mojó un poco por arriba, sin dignarse cambiar de forma ni textura. Ese montón de tierra que no debía existir resistía en mi portal. Llovió toda la noche, y cerré con llave. Mis gatas estaban agitadas por el olor de tierra mojada. Seres informes de colores indescriptibles poblaron mis sueños.

Me he levantado esta mañana con un regusto a alpargata en la boca bastante desagradable, y he corrido a la ventana. Un señor ruso barría la tierra de mi portal. Silbando. Canturreando en ruso. En un ratito, no quedaba más que una tímida manchita de barro marrón. El señor ruso se la llevó por delante con su escoba despeinada.

Desayuné Smacks. Me faltó el café, pero me daba cosilla ver el montoncito marrón en la cafetera.

9.19.2007

El perro del tercero B ladra, y la vieja del cuarto sube la tele hasta que toda la calle puede escucharla. El señor del primer piso se ha olvidado de cuando era director en una escuela fascista, y ensaya discursos sobre los pomelos frente al espejo del baño. Su mujer golpea la puerta. El nieto de la portera acaba de llegar borracho, y son las ocho de la tarde. La portera no se entera porque está muerta. Murió hace dos años. La vecina del cuarto se acuerda de ella porque tenía una frutería, y siempre pasaba a comprar arreglo para el cocido. El hombre del perro se queja de que la escalera entera huele siempre a cocido, y le pega un grito al perro. El perro del tercero ladra.
Y la chica del segundo derecha llora haciendo mucho ruido esuchando la música muy alta para no oír el relity show de la vieja del cuarto, y se arrastra al baño con los mocos colgando. En la tele del cuarto están follando, y eso no le gusta a la vieja del cuarto, así que quita la tele. El nieto de la portera que se tropieza con algo y se da en la cabeza con la caja de los fusibles, y de golpe se van las luces y se corta la música, y sólo se oye a la chica del segundo llorar a moco tendido y al perro aullando y al señor del primero declamando odas y y al tipo del tercero berreando por el cocido.
Al día siguiente se dan los buenos días bajando en el ascensor y se encuentran al nieto de la portera que ya no grita ni nada, con la cabeza abierta y las manos en ángulos imposibles.

P.D: En efecto, los blogs son el McDonalds de la literatura, pero el blog es mío, y hago con él lo que me rota.

8.30.2007

El suicidio social y tú, II

Una de las modalidades más vistosas de suicidio social es aquél que comete cierta gente cuando intenta integrarse en un grupo de gente que desconoce. El ejemplo de libro de texto, y que sin duda todos habréis presenciado, es el profesor que intenta ir de enrollado con sus alumnos y dice "mola", "guay" y otras expresiones que cuando él era joven eran lo último en jerga adolescente. No funciona. Y ponerse converse de colores tampoco. Pero el gremio lo sigue intentando, qué le van a hacer...

Luego está cuando un -pongamos- arquitecto tiene colegas de Bellas Artes, y se reune con ellos y todos sus amigos chupiguays en la colorida cafetería del Artisteo. Empieza a oir nombres raros, y en un momento determinado suelta "sí, a mí me mola mazo Dalí" Crucifixión inmediata. O si sus colegas van a tomar un café arquitectónico y pretenden integrarse diciendo que Gaudí mola mazo. ¡Excelente! Una regla de oro en estas situaciones es SIEMPRE hablar de lo que no sabes, y los demás sí. Caerás muy bien.

Yo he protagonizado unos cuantos de estos, en la típica conversación de machotes sobre fútbol y/o coches, o de molones sobre LCD Soundsystem, o Bansky, o la madre del cordero. Al final desisto de tratar esos temas, y miro por la ventana. El resultado es el mismo, porque no caes especialmente bien, pero al menos te ahorras el papelón.

8.27.2007

Después de leer "300"

Frank Miller dibuja muy bien. Usa el contraluz con generosidad, compone las páginas que da miedo, y sus historias siempre están bien contadas. Pero hay un problemita: a Frank Miller le pierden los personajes fascistoides, las mujeres tetudas y los mamporros. Muy bien dibujado todo, eso sí.

Y aquí saca a pasear a una panda de machotes espartanos en bolas que van a hostiarse con un montón de moros malcarados y bastante afeminados. Y se meten con los atenienses, a los que llaman "amantes de los chicos". Los espartanos. Los que inventaron la pederastia y la practicaban como alegre rito iniciático.

La historia en sí es una chorrada gigante, con pretensiones épicas que ríase usted de Conan. La gente esta va, mata a muchos malos, pero al final los malos se los cepillan a todos, menos a uno que se lo cuenta al resto de griegos, que al fin se unen ante el enemigo común y salen victoriosos. Todo el asunto, sin entrar en que los malos son -qué curioso en los tiempos que corren- persas, echa un tufo militarista marca "exaltemos la vida guerrera y unámonos todos para matar a los demás" que tira atrás. Todo se soluciona igual que se solucionaba en Sin City o en Batman- Dark Knight: en blanco y negro. Nosotros sí, los otros no, y punto.

Y no voy a ser yo el que ponga el grito en el cielo por la estilización de la violencia: al fin y al cabo, sabía a lo que iba, y Hard Candy, Pulp Fiction y Peckinpah me molan más que a un tonto el pan. Pero aquí sólo hay hostias, parafascismo y machoterío por doquier. Supongo que los fans de Lobo y similares se pondrán muy rabiosos y me buscarán para sacarme las tripas y matarme y degollarme después, pero no me preocupa, porque no creo que estén en muy buena forma, y yo corro mucho.

P.D: Familia, háganse un favor. Si quieren cómics, háganse con Blankets, Goodbye Chunky Rice, Pildoras Azules, Persépolis o -qué puñetas- con el cómic estrella de este blog: Odio, de Peter Bagge. Pero no se gasten los cuartos en un libro de posters de Conan en Grecia.

8.21.2007

El suicidio social y tú, I

Expliquemos mi idea de suicidio social. Un suicidio social es cuando dices o haces algo tremendamente inapropiado para tu entorno social, haciendo que un montón de personas te borren de su móvil o peor aún, de su messenger.

Hay muchas maneras de suicidarse socialmente. Las hay más largas y más cortas. Las hay divertidas; otras dan pereza o grima. No es lo mismo ir con una camiseta de Nirvana a LeClub que hurgarse la nariz en una cena de gala.

Una de las más largas y dolorosas formas de suicidio social es jugar al rol. Como todo buen juagdor de rol sabe, sólo hace falta un par de cosas para jugar: tu imaginación, y tu virginidad. Algunos añadirán dados, libros, dibujos soft-core de chicas con espadas y miniaturas, pero en el fondo todo eso son añadidos para que tu lento y doloroso suicidio social sea más llevadero.

Una de las más cortas sería decir que te mola Ozzy Osbourne en el FIB. Fácil, veloz e indoloro: ya nadie te habla, y te has vuelto invisible. Podrías ponerte a cagar en la primera fila del concierto de Arctic Monkeys, que nadie te diría nada.

Uno puede cometer tantos suicidios sociales como grupos diferentes de personas conozca, y cada uno de ellos exigirá distintas tácticas. En posts por venir, estudiaremos el suicidio social en varias facetas de la vida.

O bueno, siempre puedes pasar de todo y comprarte dados de veinte caras. Con eso lo tienes todo solucionado.

Odio los metaposts: ahí va uno

Iba a dedicarle un odio a Vargas Llosa, por su mojigata reacción ante la famosa portada del Jueves, que tal vez espere que le valga un premiete o dos. He echado un ojo a su web, y no ha podido más que reírme. ¡En la sección "Bibliografía" salen hasta las cartas que ha escrito! Claro, así yo también tengo una obra dilatada.

También había pensado odiar a toda la gente que no es lo bastante persona para saludarte por la calle o responder a los e-mails que le mandas. Los mosquitos muertos que siempre hacen mutis por el foro y que cuentan con la educación de los demás para escurrir el bulto. Pero de una manera u otra, eso ya lo he hecho.

El problema es que después de dos años de odio, ya no me quedan muchas cosas por odiar. Todo lo que se me ocurre odiar, todo lo que la gente me dice "molaría uno de esto" ya lo hice. Así que esto va a cambiar.

Supongo que habrá más de las aventuras del pobre Luis, Miedo y asco en la Ciudad de las Naranjas (1, 2, 3, 4, 5, 6, y 7), y habrá más odas. Desde luego, esto no se convertirá en uno de esos blogs moñosos de "mi perro me ha dejado, mi novia se ha comido mis deberes, hoy me he comido un helado" Desde luego, algún odiete caerá, pero no quiero atarme a la fórmula.

Pues eso, familia, a partir de ahora, literatura fina de un tipo sensible.

P.D: De todas formas, quien se quede con ganas de bilis tiene el índice a la derecha con 130 odios censados...

8.07.2007

Odio el verano

Hay una canción muy salada, que yo le he oído a B.B. King, llamada "Summer in the city", y que viene a decir que sí, que hace calorcete, pero mola porque luego por la noche todo es una fiesta que te cagas. Gordo mentiroso... En agosto, no hay NADIE en la ciudad mas que mis gatas, yo, y la vecina de enfrente que me llama para darme la murga porque se aburre.

La panadería cierra. Los sitios de salir cierran, y de todas maneras no pasa nada, porque no hay con quién salir. Me toca cambiar de camiseta dos veces al día. He de ponerme pastosas cremas de protección solar para evitar el efecto gambón. Al salir de la ducha, da igual que te seques o no, porque en tres minutos volverás a estar empapado. Cualquier actividad más allá de encender el aire acondicionado te deja sudoroso y boqueando.

El verano apesta. Y quien te diga lo contrario posiblemente trabaje en una agencia de viajes.

7.24.2007

Odio a los Beatles

¡Toooma ya!
Vamos a ver, que levante la mano toda la gente a la que le encantan los Beatles porque a sus papis les molan. Los que se han oido veinte veces todos los discos y caras B, y consideran que con eso ya tienen bastante cultura musical. Los que se compran los vinilos por un pastón, pero no se han pillado el último de los Shins, que no cuesta ni la mitad. Venga, venga, a ver, que no se diga... Los que se creen que los 60 los inventaron y coparon esta gente, y no han oído de los Kinks, los Byrds, los Small Faces, los Zombies, Beach Boys, Sonics, Shangri-Las, los Who, Hendrix, Dylan, Stooges, MC5, Sly and the Family Stone, Velvet Underground... Los que odian a los Stones porque leyeron en algún lado que era lo uno o lo otro.

Porque los discos están bien, las canciones son buenas... Pero los dos primeros discos están plagados de versiones. Y oye, tenían a un productor que valía su peso en oro, y más horas en el estudio por disco que Guns 'n' Roses llevan para grabar el Chinese Democracy (y ya es...) Y si los Zombies hubieran tenido la mitad de su pasta, serían leyenda. O los Stooges, o cualquiera de los que he mencionado antes.

Y no jodamos: no inventaron el chocolate. Tanta historia con que descubrieron el acople (WTF?) y tal... Pues a innovadores les ganaba la Velvet con Lou Reed amordazado. Y no hablemos de Dylan o Hendrix, que esos sí que se pasaban las convenciones del pop por el orcate... Y hacían conciertos.

Luego...¿cómo cojones pueden sacar un disco al año de los Beatles, un grupo del que sólo la mitad de gente sigue viva y que se separó hace casi 40 años? Pues lo hacen: remezclas, remasters, los Beatles tocados con zambomba... Acabas por aborrecerlos, la verdad.

Y luego, lees libros sobre ellos, y te das cuenta de que eran un poco capullos. Menos Ringo y George, que eran más o menos peña maja. Pero a ver, John: con más ego y ambición mesiánica que cinco Bonos. Letras majas y tal, pero algunos discos de la Plastic Ono band me dan dolor de muelas. Paul, que iba de arty y tal, de lo afligido que estaba por la muerte de su señora y tal...y se lía con una mujer veintitantos años más joven. Aaah, claro, Paul, claro... No hay que ser majo para ser un genio, vale. Pero tampoco eran TAN buenos. Cada cual en su sitio.

En fin, que sí, que las canciones molan, pero no son para tanto. Y que me revienta bastante la idolatría ciega de la gente.

¡Hale, afilen sus guadañas, cojan sus horcas y pasen por aquí!

7.18.2007

Odio olvidar mi propio cumpleaños (allstars)

De pequeñito cuentas las semanas, días y horas hasta tu cumpleaños. Luego te vas acostumbrando, y la cosa se hace un poco más aburridilla... Igual te vas con los colegas a cenar por ahí, y siempre hay alguno que ha quedado para algo más divertido. Y tú quieres hacer como la canción de Los Planetas, en plan destrucción masiva, pero acabas mirando el techo de tu cuarto a la una de la mañana. Y aceptas que ya no te regalarán un pony a tamaño natural

Y claro, al final se te olvida hasta que tu blog cumple años. Hoy hace 6 días que Odiolitos cumplió dos años. Y sé que es un mirarse el ombligo, pero nunca creí que esto fuera a durar tanto. Y en años blóguicos, supongo que eso hace de mí un dinosaurio. Y no sé, uno se pone sentimental y tal...

AVISO: ¡¡momento sensible!!

Así que me pondré en plan primadonna, y agradeceré a Nic (primera lectora, nunca comentadora), al Senyor9 (diseñador fino y lector de la primera hornada), a Andrés (primer blogger-flogger en mi haber), a Lobokala (que no se pasa demasiado últimamente, pero es un tío majete), a Pab (cuyo blog es más dinosáurico que el mío, pero mola más), a La Mujer Tirita (que me enseñó a poner musiquita en el blog), a Sus (que también me lo explicó, casi a la vez, y siempre pone musiquita buena en su blog), a Coolebra (Cool y bífido) al gran Tola de Sujeto K (que hizo una musiquita para el blog que algún día se oirá, juro), a su compi de grupo Victor, que mola mil, al Hamster Feliz (blog mellizo de este por edad, y la fuente de todos los memes molones habidos y por haber), al Listo (¡que hasta incluyó un par de odios cinéfilos en su blog, para gran honor mío!), a Isinha (¡flogger de fama mundial!),al estupendo Toni de l'Hostal (este hombre vale para todo, apariciones marianas incluídas), y a gente que conozco de hace menos pero que mola igual, como empareja2, Soyuz, SemiGabriella, y unos cuantos más... Lo siento por los que me deje en el tintero...

Y ya lo sé: es impropio de un blog odioso hacer algo así. Pero el blog es mío, y hago con él lo que quiero. ¡Hale!

P.D: Aunque nunca tuve un pony tamaños natural, debo decir que una vez, tras años de dar la coña, me regalaron un peque-pony que me cabe en el bolsillo y se llama Fete.

7.16.2007

Odio al dueño de Blanquito

Blanquito es un husky. Vive en un balcón. Es verano, y con la ventana abierta puedes oirlo aullar toda la noche. De vez en cuando, su dueño sale para gritarle que se calle y meterle alguna hostia.

¿Para qué cojones quiere este tipo un animal? Si no pensaba sacarlo a pasear, si no lo quiere, ¿por qué lo tiene? Supongo que Blanquito era una monada de pequeño: un peluchito afable que no arañaba el sofá. Pero luego se convirtió en Blanquito, y lo será durante 12 o 13 años más. 12 o 13 años que se va a pasar en un balcón aullando al otro lado de la calle. Genial.

También odio a los niños hijos de puta que patean a los gatos por la calle, a las tiendas de animales que tienen 4 cachorritos en una jaula de un metro cuadrado. Al señor Manolo que deja a su perro tirado en la carretera cuando se va a Benidorm, para que lo atropellen una y otra vez, hasta convertirlo en una mancha negra en el suelo. Al capullo que corre delante y detrás de un toro, y le pega con un periódico enrollado o cosas peores. Al taxidermista que destripa un animal para colgar su cabeza en algún bar de mierda. A muchos más.

Leí por ahí que la humanidad de alguien se mide por cómo trata a los seres más débiles que él. Eso dice mucho de toda esta gente. No voy a ponerme vegetariano radical, porque entiendo que tampoco hay que pretender que la gente cambie sus vidas enteras. Pero sí creo que la gente podía ser más respetuosa con los bichos.

Y todo esto viene, entre otras cosas, porque he empezado a ver Earthlings, y llevo 45 minutos llorando a moco tendido. La peli es una patada por debajo del cinturón, pero posiblemente una patada que no nos vaya mal. Echadle narices y vedla, a ver si a alguien más le dan ganas de comprarse un husky para dejarlo encerrado en un balcón.

7.09.2007

El autobombo mola


Bueno, pues ya he colgado maqueta en last.fm, para que se la descargue gratis todo el mundo. 5 cancioncicas cocinadas en casa, con una portada igualmente hecha por el nene. El sonido no es ninguna maravilla, a veces pasan cosas raras, y ahora canto mejor. Pero ahí está, para uso, escarnio y disfrute público. Basta pinchar en la portada aquí al ladito, o ir a:
http://www.last.fm/music/Litos/demos

Kahuna y yo nos ofrecemos para telonear grupos de death metal, ambientar locales de moda y amenizar banquetes de boda y entierros. Antes hacíamos comuniones, pero había demasiado chiquillo pesado pidiendo que tocáramos la de los lunnies, así que lo dejamos.

7.03.2007

Miedo y asco en la ciudad de las naranjas VII

Hoy he visto un tipo en bolas por la calle. Así de fácil: el hombre iba desnudo por la calle, asustando a los niños y escandalizando a las señoras mayores. También iba descalzo, y era muy moreno ( y me refiero al conjunto...todo moreno. Una cosa rara, rara) Llevaba una mochila de montaña a la espalda, y caminaba con toda la naturalidad del mundo. Parecía una performance, o Zaratustra recién bajadito de la montaña, o qué sé yo. Uno que es bastante cínico iba buscando la cámara que estuviera grabando toda aquella marcianada. No había ninguna.

Nadie le dirigía la palabra. Sólo le miraban de reojillo. La gente pasaba a su lado y seguía hablando, o leyendo el periódico. Supongo que todos temían que fuera a pedirles dinero o algo peor, así que hacían esfuerzos notables por ignorarlo. Pero no pedía nada. Sólo era un tipo andando en pelotas por la calle, con una mochila gigante a la espalda.

Llegado a un punto , se paró en un banco, sacó un pantaloncito corto de la mochila y se lo puso. Entró en una panadería. Supongo que para comprar una de cuarto, como todo el mundo.

6.29.2007

Odio las oposiciones

Un día leí una frase de Unamuno (creo) que más o menos decía que la más bárbara y cruel de las tradiciones españolas, con permiso de los toros, eran las oposiciones. Claro, el buen hombre no conocía Operación Triunfo ni los Serrano, pero no iba desencaminado.

De lo peor de las oposiciones es la gente que se presenta. Lo quieras o no, estudiar 5 horas al día te convierte en un empollón competitivo y aislado de la realidad que te rodea. Pierdes habilidades sociales, te vuelves hosco y maloliente. Si además vas a una academia a que te calienten la cabeza con las probabilidades de sacar el tema que ellos te han dado para estudiar, y a que tus compañeros busquen la oportunidad de robarte programaciones didácticas y cosas así, me parece que las ideas de suicidio/masacre están garantizadas.

Luego viene la perspectiva de hablar del sexo de los ángeles a cinco personas que leen el periódico mientras hablas. Eso también es guay. Dan ganas de hacer algo para llamarles la atención, aunque eso signifique un suspenso garantizado. Algo como "Bueno, y cuando te comes un cachorrito de koala, lo mejor es quitarle los pelos antes de matarlo, porque sino luego se agria la carne"

Aun así, todo el mundo pasa por el aro. La promesa de una vida en el Olimpo Laboral del funcionariado (término acuñado por Víctor de los inefables Sujeto K) basta para considerar la vida monacal del empollón una opción más que válida.

¡¡Pero ahora estoy de vacaciones!! ¿Alguien se viene a ver Shrek?

P.D: (¡Atención! ¡Momento autobombo!) Resulta que el emporio odiolítico ha ampliado sus horizontes, y ahora incluye fotos. ¡¡Visiten www.fotolog.com/odiolitos y aborrezcan mis pretensiones artísticas!!

6.13.2007

Odio las palomas

¿Habéis visto "24 hour party people"? A mí me parece una peli pretenciosa y regulera para mitómanos, pero tiene un momento espléndido, que me llenó de gozo. Y es cuando dos tipos cogen una barra de pan, la llenan de matarratas, y empiezan a darles miguitas a las palomas. Me emocioné las dos veces que sufrí la peli.

¿Qué tienen de bueno o bonito las palomas? Transmiten enfermedades, joden los monumentos, si las miras de cerca dan bastante grima y, por supuesto, el producto estrella: cagan. Cagan. ¡CAGAN!

A mí me han cagado palomas en la mano, en el hombro, en el pelo, en un dibujo a punto de terminar y en el labio. Sí, damas y caballeros: en el labio. Había quedado con gente, y mientras los esperaba, me llevé un premio. Estuve haciendo morritos hasta que llegué a un bar y pude frotarme la boca con jabón. Fue asqueroso. Fue -nunca mejor dicho- una mierda.

Quiero una campaña de esterilización de palomas ya. ¡¡Eso, o matarratas y pan rancio para todos!!

6.12.2007

Odio a los publicistas de la tele

Estaba yo fregando alegremente -por decir algo- en casa, cuando escuché musiquita en la calle...Musiquita de la que mola. Y luego una locución...Y se cagó la cosa. Y yo me pregunto:

¿Quién es el imbécil redomado que pone una de mis canciones favoritas de la Velvet Underground en un anuncio de seguros, o de Endesa, o vete a saber qué mierdas?

Supongo que el mismo idiota que metión un remedo chapucero de "Karma Police" en los anuncios de Repsol. Alguien que se cree muy culto porque pone los grandes himnos de la música buena en anuncios mierdosos de cosas moralmente reprobables.

Y lo siento, porque sé que hay gente realmente creativa en este rollo (véase Spike Jonze), pero también hay mucho gafapasta gañán que no sabe cómo dejar de demostrar lo que (se cree que) mola poniendo cosas que no pegan ni con cola en sitios que no corresponden. Y que va a conseguir que odie Sunday Morning. Y lo siento, pero me cago en su puta madre. Así de claro. Es idiota, y si se piensa que con eso está haciendo algo mejor que joder una canción tremenda a los que de verdad nos mola, es que no sólo es tonto: es algo más para lo que no tengo palabras.

¡Hostia ya!

P.D: Con todo, creo que tengo que agradecerle haber hecho el post más odioso en un par de meses, así que no ha sido tan malo.

P.P.D: Bueno, sí. Merece la hoguera. Coged las horcas y los picos.

6.06.2007

Odio a Inditex

Ahora que se acerca el veranete, que todo el mundo cena fruta y se mira la línea del bikini, ahora es el momento apropiado para odiar a Inditex.

Nosotros los "con-pilila" nos habíamos librado demasiado tiempo del yugo de Zara y Pull and Bear. La ropa nos entraba. Todos teníamos una M. Éramos felices en la ignorancia.

Pero todo eso se ha acabado: ahora uso la L o la XL, como toda mujer que se precie, y me jodo preguntando si tienen una tallita más. Y los dependientes me perdonan la vida y comen manzanas verdes. Y lo que me mola sólo le cabe a mi prima de 12 años, y lo que me cabe lo tienen en Cortefiel. Y claro, antes no te mirabas tanto al espejo, pero ahora que Inditex te ha dicho que eres extragrande, no sabes qué decir...

En fin, muchachotes: bienvenidos al maravilloso mundo en que ellas llevan viviendo toda la vida. Lo pasaremos genial.

6.02.2007

Odio el solitario

Y no, no hablo de los tipos que salen por ahí y se quedan mirando al infinito, siempre de perfil, muy callados. Hablo del de Windows.

Si no existiera el solitario, estoy seguro que hoy tendríamos cura para el cáncer, y viviríamos en Plutón con trajes voladores. ¿Quién inventó el solitario? Esa persona no puede dormir por las noches, y evita los espejos.

Y luego está lo idiota que te sientes cuando no puedes acabar el solitario. Es como quedarse a mitad de un estornudo: ¡esto debería ser satisfactorio! Y en cambio tienes un botón que te recomienda que tires otra carta a la mesa. ¡Si no vale ninguna!¿Por qué no te dice ""déjelo, llame a sus padres y tómese un café con ellos" o "anote en su blog", o directamente "suicídese, esto no tiene solución"?¿Eh?¿Hace falta ser así de cruel?Yo creo que no. Encajo mejor que me digan que he perdido.

En fin...os dejo, que tengo que poner el 9 de diamantes sobre el 10 de corazones.

5.19.2007

Odio el golf

¡Ah, el golf! Deporte popular, dicharachero, para los amigos de la naturaleza...¡en Escocia!

Vamos a ver: ¿cuándo han visto ustedes un prado verde en la árida tierra del jamón serrano? Y no vale decir en los Pirineos, que ahí no se juega al golf. Con todo, aquí en la tierra de las naranjas tenemos tres campos de golf por habitante. No deja de ser curioso, porque no conozco a nadie que tenga palos de golf... será que juegan con ramitas y piedras, como hacíamos de pequeñitos.

En algunas regiones costeras, hay cortes de agua periódicos, porque hay que ahorrar agua. Pero ojo, que la verde hierba no se riega con agua salada, ¡que se pone fea!

Para entrar en un club de golf no basta con entrar por la puerta: en muchos hay que comprar acciones del club, lo cual significa como un milloncete de pesetas de las viejas (6000 leros, vamos), además de pagar cada vez que uno quiere jugar. Como todos pueden ver, un deporte para las masas, como el futbol sin portería o al petanca.

Y bueno, luego está el tema "deporte" ¿Realmente es deporte pasear por el campo con un palo al hombro? Yo lo hago (sin palo), y todavía no estoy federado. ¿Es deporte, si los palos los lleva un machaca que anda detrás de tu cochecito?

En fin...

Odio a Morrissey

A mí nunca me gustaron los Smiths: me parecían muy moñas, muy ochenteros, y el cantante llevaba el pelo como Vanilla Ice. El problema es que sí me gustaban las versiones que otra gente hacía de los Smiths. Así que decidí hacerme con un par de discos.

Ylo que odio no es a los Smiths: los Smiths molan. Lo que no mola es el sonado de Morrissey. Es el típico cantante gorgoritero que no se sabe estar callado, y canta encima de los solos. Y que se dedica a hacer florituras por aquí y por allá que para mi gusto cagan la canción por completo. Vamos, como Björk.

No voy a entrar en las pintillas del mozo, porque los 80 fueron los 80, y vestir con dignidad en tan mala época era imposible. Pero ese pelete... Bueno, dije que no entraría en eso.

Pero hay algo que caga definitivamente a Morrissey: su boca, que es muy grande. Desde apoyar al equivalente inglés de fuerza nueva hasta posturear de vegetariano estricto pasando por cagarse en Thatcher, este hombre debería llevar una listita con la gente en la que se ha cagado a lo largo de los tiempos para no contradecirse (...espera, ¡yo también!)

Con todo, es innegable que es un tío inteligente y leído, y que sabe cantar. Para mí, el problema es que se empeña en recordárnoslo cada cinco minutos.

5.14.2007

Me la pela la formula 1

A mí es que esto de los cochecitos que queman mucho combustible y se pegan castañas me da un poco igual. Además, no es que corran media horita y se vayan a casa: las carreras de coches duran como tres horas, o algo así.

Y ahora resulta que la presidencia de la comunidad de las naranjas quiere hacer de la ciudad de las naranjas un circuito urbano de fórmula uno, pero sólo si siguen siendo caciques.

Lo más bonito de todo no será cuando un fórmula 1 se estrelle contra la puerta de mi patio y el seguro no me lo quiera pagar, o cuando se cuelen ruedas ardiendo en el patio de luces en que tiende la vecina del primero.

Lo gracioso vendrá cuando encima de pagar porque esta panda de mongoles nos ocupen la ciudad tengamos que sufrir a los bacalas emulando a sus héroes, cuyos apellidos italo-germanos se me escapan (¿farinetti?¿farlopetti? me la pela...) Y cuando nos echen la culpa de tantos atropellos de viejitos y premamás a los valencianos, que somos todos unos borregos. O cuando el autobús no nos lleve a ningún sitio (demostrado queda que el metro sólo te lleva a donde nunca volverás) porque los conductores estén hasta la hueva de esquivar ferraris, y les echen la culpa al honorable sindicato de autobuseros.

Lo siento, aficionados al ¿deporte? del motor, pero me cago en la fórmula 1. Y me limpio el culete con banderas de cuadros.

Litos & sus Odiolitos dixit

P.D: Está visto que lo que mola es odiar. No se preocupen, parroquia, que se acabaron las odas por un tiempo

5.09.2007

Oda al producto Canadiense

Yo no sé qué les dan a los niños canadienses para desayunar, pero salen todos hechos unos campeones.

En los sesenta teníamos a Leonard Cohen, un escritor treintañero metido a cantautor folk que te arrancaba las tripas en tres minutos con una guitarrita española. Luego vino Neil Young, que hace mucho ruido y da mucho miedo cuando se pone fiero.

Vale, de Bryan Adams no vamos a hablar, que ese sí da miedo...

Y hace unos añitos, todo lo que viene de allí me da ganas de mudarme:
- New pornographers: Eso es power pop de libro. Una mega banda en la que Neko Case canta olvidándose las botas camperas y con estribillos eternos que cantan todos juntitos. Estribillos de esos que te da pena cuando se acaban.

- Black Mountain: Parecen Black Sabbath tocando con una caja de ritmos, y cantan un chico y una chica a la vez. Si algo me llega al corazón, son voces dobladas por chico y chica (vale, Pimpinela puede ser la excepción que confirma la regla) Tienen canciones que te dan ganas de tener una chopper y una barba poblada. A falta de ambas, voy en bici y levanto el puño en alto cuando llegan los estribillos. Además, los dos cantantes tienen su proyecto paralelo, Pink Mountaintops, en un plan electro-folk que haría sonrojarse a las pedorras de las Cocorosie (que después de "Terrible angels" me aburren como a las piedras)

- Arcade fire: madre mía. Madre Mía. MADRE MÍA. Un tío que canta como si Talking heads siguieran vivos, una orquesta en miniatura que ríete tú de dEUS. Letras de las que dan miedo. Una chica que es capaz de cantar como Björk pero con gusto, y que toca el acordeón, la guitarra, el bajo y el teclado. Coros. Leña. Rollito apocalíptico (el primer disco se llama Funeral, chavales...) ¿Qué más se puede pedir esta primavera?

- Blood Meridian: Folk agresivo con un tío que parece el cantante de Vines, pero en cuerdo. Tienen una canción que se llama "Work Hard, for what?" Molan. Remolan.

...y me dejo en el tintero al animalejo de Danko Jones, a los Black Halos, a los que ya se les ha pasado el arroz pero que tenían su punto, y vete a saber cuántos más....

Mudémonos a Canadá. El agua de allí tiene algo especial

4.30.2007

Oda a Elliott Smith

Elliott Smith hacía música para tipos sensibles. Rara vez tocaba acompañado, y la mayoría de veces se dejaba el ampli en casa y tocaba en acústico. Y cantaba bajito, muy bajito sobre sus adicciones y miserias varias. Elliott Smith era lo que te podía gustar cuando ya todo el mundo estaba aburrido del acústico de Nirvana, pero tú querías más.

Para engordar la leyenda, Elliott también se suicidó cuando todo el mundo esperaba un disco nuevo, y también hubo debate sobre si lo había matado su novia, su manager o su perro. Y hay como ochocientos discos piratas con lo que podría haber sido su nuevo álbum.

Elliott Smith era a los 90 lo que Nick Drake a los70. El tipo que siempre miraba a otro lado en las fotos, y que se hacía coros a sí mismo. Al que nadie (yo incluido) descubrió hasta que ya estaba muerto y enterrado.

Y tiene 6 o 7 discos por ahí, a cual más bajonero y cantable que el anterior. Sin la altanería de un Jeff Buckley (y ojo, que este también era tremendo, pero un freak como yo no se podía identificar con un tío con tanta seguridad en sí mismo...) Sin ser ídolo de masas como Kurt Cobain. Sin letras tontarras- sensibleras como algunos cantautores, con tan mala folla como Hefner, pero en yanki.

Háganse con el Figure 8 y el Either/Or antes que sus hermanos mayores los descubran.

4.24.2007

A veces te tienes que tragar tus palabras...

...y gracias al nuevo disco de Los Planetas, tengo una oportunidad estupenda de hacerlo. Lo he escuchado en su web (sí señores, además se pegan la estirada de dejarte oírlo), y es la monda.

Dicen que ahora tiran de palos flamencos, y supongo que será así... Yo no tengo ni guarra de flamenco. Pero suenan más gordos, más sentidos, más de verdad que han sonado en la vida. Y lo adaptan a la suya, sin guitarras españolas, sin palmitas ni tontadas (vamos, que no hacen un Omega II) La clavan.

Si sus dos últimos discos me dejaban frío, frío, en éste suenan tremendos. Se han dado cuenta de que la gente decía por ahí que estaban definitivamente estancados, y se han reinventado. Y bueno, sigue habiendo alguna canción tostonera al estilete de su anterior disco, pero éste es para salir a la calle y comprárselo. Re-recomendado, chavalada.

4.13.2007

Oda a Sigur Ros

Unos tipos del pueblo de Björk. El cantante es un tipo flaquete y chiquitín que toca la guitarra con un arco de violín, y las letras están en un idioma que parece inventado sobre la marcha. En el primer video que vi salían un montón de chavales con síndrome de Down bailando en corro. Los post rockers (¡hola!¿queda alguno?) los adoraban. Desde luego, estos chicos reúnen todos los ingredientes para que los odie, o al menos, para que me ría de ellos.

Y confieso que empezó siendo así. El video de "Downxploitaition" me parecía eso, explotar a la gente con un problema para quedar de molones. Pero luego lo vi en "modo bilis-off", y la verdad es que me pareció bonito. Así, damas y caballeros, BONITO. Haciendo música espaciosa sin ser un coñazo, sin sonar a Enya, y con momentos de intensidad sin grititos. Y lo bueno es que todo parece que les sale así de normal: no parecen llevar ninguna pose de "¡cómo molamos!", aunque todos los molones se toquen pensando en ellos. Eso siempre da crédito en Litoslandia.

No sé, igual las letras dicen " me cago en tu madre, me cago en tu padre", pero sin entender nada, suenan bonitas.

Y voy a aprovechar para dar la primera ley del listillo musical:

- "Si el grupo dice postrock, pero tu madre dice "música para leer", ese grupo de postrock es una mierda"

Se entiende que Sigur Ros no hacen música para leer. Hacen "¿qué coño es eso?", así que molan.

Hale.

3.27.2007

Apocalipsis fallero

Era martes, pero era lunes. Flotaban cinco toneladas de ceniza en el aire, y todo el suelo estaba negro. Los tipos encargados de quemar aceite en cada esquina resollaban, miraban al cielo encapotado, pensaban en dónde podrían quemar sus camisetas amarillentas sin hacer daño a nadie. Los delantales habría que enterrarlos en cofres metálicos.

Cuatro tipos gordos, calvos, borrachos, tiraban un petardo detrás de otro, sin hablar siquiera. Miraban al frente y echaban los explosivos a un lado, eficientes trabajadores de la molestia fallera.

Las flores que cubrían a la virgen se pudrían, y la catedral empezaba a oler mal. Las señoras que habían aprendido el idioma local la semana anterior rezaban con pañuelos sobre la boca.

Las adolescentes se limpiaban el rimmel corrido en sus disfraces de mesa camilla valorados en 3000 euros. Los padres dormían la mona. Los chavales buscaban la manera de mear en la pared con una faja apretando sus huevillos.

Yo me bajé del tren y vi todo esto. Y caminé muy erguido, muy distante. Pero hacía frío y me dio un tirón en la espalda y me tiré una semana en la cama con relajantes musculares.

3.05.2007

Odio las obras

Un sábado cualquiera a las 8 de la mañana es el mejor momento para empezar una obra. Ya se sabe: tirar tabiques, gritarle a las mozas, escupir en el suelo y poner Camela en un radiocasette roñoso. Ah, y silbar. Silbar mucho, muy alto y mal.

Cuando una calle está en obras, siempre paso con la terrible sensación de ser una cobaya en un laberinto de vallas metálicas. Miro siempre hacia arriba para buscar la cámara oculta. Algún día la encontraré.

Y luego está el "efecto Escorial", conocido por todos: tú creías que cambiar una puerta de sitio era fácil. Pero se tiran dos meses picando día y noche, y no pasa nada: sólo que las montañas de mierda alrededor de la obra crecen y crecen... De hecho, no puedo pasar sin comentar la teoría del cenicero, expuesta hace poco por mi buen amigo el Senyor9: "Una obra sólo está a punto de terminar cuando los albañiles dejan de tirar las colillas al suelo. Hasta ese momento, es imposible predecir su duración" Cuánta verdad...

Otra muy grande me ocurrió hace unos años, cuando llevaba el pelo largo, largo (y barba poblada) me gritaron desde un andamio "RUbiaaaa" No fue divertido. Pero para ellos tampoco, porque me giré y me vieron la pelambre facial, algo que supongo les hizo cuestionarse su sexualidad, y me dio un tanto en el litigio "Litos- el mundo de la obra"

O eso es lo que quiero pensar...

3.02.2007

Shangri-La

¡Qué ganas tengo de colarme en el super y la panadería!¡Y de ir con mucha prisa estando jubilado! Quiero jugar a la petanca en las mañanas soleadas, y quiero sentarme con mi perrito enano en un parque repleto de críos. Y mosquearme con ellos, y gritarles, y que me miren mal, y que me dé igual. Comentarle la jugada a mi perrito, y a la cajera bacala del consum. Y que la gente me mire raro mientras vuelvo a empezar la historia de la bici que casi me atropella esta mañana. Sentarme delante de la radio a escuchar la misa. Sentarme delante de la tele y creérmelo todo. Leer y olvidar lo leído.

Quiero mi Shangri- La. Y lo quiero ahora.

2.26.2007

Odio Starbucks

A ver, analicemos unos cuantos tópicos sobre la gastronomía yanqui: hamburguesas, helados gigantes, donuts que hacen que te duelan las arterias... y café en jarra. Café transparentillo, que te permite saber si el azúcar se ha disuelto o no. Café en cubos de medio litro con pajita. Un café que te dura toda la tarde. Café malo.

¿Cómo ha llegado esta cafetería para los enemigos del café a instalarse aquí, con sus cafés sabor a fresa? Mi teoría es: Friends. La peña los veía instalados en cómodos sofás tomando boles de aguachirri espumoso, y quería eso. Y en el bar Manolo no tienen sofás, el café está amargo, y la gente fuma (¡horror!)

Y cada vez más yanquis vienen por aquí de vacaciones, que sale más barato que Florida, que ahora está hecha un asquito. Pero faltaba algo en su dieta diaria: comida en el burriking, cena en el macdonals... ¿Pero y la merienda? ¡Faltaba café mentolado, señores!

No nos engañemos, estos sitios venden comida basura líquida. Y aunque a los yanquis les parezca de lo más sofisticado, siguen sirviendo versiones caldosas del happy meal. Y el rollito sitio cómodo e informal no me lo creo de una multinacional.

Y seguro que ponen a los Rembrandts dos veces cada media hora. Si trabajara en un sitio de éstos, seguro que conseguían que volviera a odiar Friends...

2.15.2007

Odio los discursos

Hay gente que no debería escribir. O como mínimo, gente que no debería publicar lo que escribe. Y a la que no deberían dar dinero por lo que escribe. Pero ahí están, y de vez en cuando me toca traducir sus rollos.
Me explico: como traductor ocasional, hay veces que me toca traducir sesudos artículos y ácidos discursos de catedráticos, directores generales y tiburones políticos del estilo. Y siempre están mal escritos. Siempre. Frases hipertróficas que ocupan un párrafo entero, y aquello parece "Los Santos Inocentes" escrito por un crío de preescolar con un diccionario de sinónimos. Razonamientos de birlibirloque y frases hechas que ya no funcionaban en el artículo del que la copipastearon... Bueno, ese tipo de cosas. Si habéis presenciado algún discurso inaugural en vuestra vida (y digo presenciar porque escucharlos es absolutamente imposible) sabéis lo que quiero decir.
Y el caso es que mi dilatada ausencia (jo, gracias a Lau y Gabriela, que me han echado de menos públicamente...) la he pasado traduciendo joyas de éstas, cafetera tras cafetera... Ha sido un infierno, pero cualquier día de estos me pagan...

1.26.2007

Lo que nunca supo de los Odiolitos y no se atrevía a preguntar

¡Nuevo meme, familia! Este va de las cinco cosas que la mayoría de gente que me lee no sabe. Como la mayoría sois familia o amigos, la cosa está jodida. Pero bueno, si Antena3 puede seguir emitiendo los Simpson y la peña lo ve, bien podéis leer lo que ya sabéis.

Este lo pasó la gran Hamster

1. Los odiolitos son algo así como los mideclorianos. En concreto, se trata de una especie de microbio que surge de la bilis de Litos. Como tiene mucha, ésta cristaliza en unas piedrecicas animadas y feas como la que pueden ver en el recuadro a la derecha. El organismo huésped suele rechazarlos, lo cual les pone de mala hostia, y entonces me da acidez.

2. Por eso, tengo un problema de acidez considerable. Me da acidez hasta la leche desnatada.

3. El único odiolito que no tiene forma de piedrica verde es mi gata Musi. Es una hija de puta, pero es nuestra hija de puta.

4. ¡Litos hace musiquita! La tienen ustedes colgada a la derecha, debajo del odiolito. En un cuadrico verde. Ah, bueno, y Litos busca un batería y un bajista que le sigan el rollo, y tocar en algún sitio que no sea un parque o una esquina. Acepta estaciones de metro, que ahí no suele hacer frío.

5. Tol, del espléndido conjunto musical Sujeto K, hizo una musiquilla promocional para Odiolitos, y la verdad es que tenía mucha risa. Si alguna vez me entero de cómo hacer que salga nada más cargar la web, tengan por seguro que la oirá todo el mundo, y que comercializaré tonos para el móvil.

y 6. En vez de un post de esos íntimos y reveladores que supongo habrá hecho otra gente, he vuelto a irme por peteneras, y he aprovechado para sacarme de la manga un post de auto bombo. Posiblemente eso ya lo sabíais, pero igual no sabíais que yo sí lo sabía al hacerlo.

Y... esto... No sé a quién pasarlo que no me vaya a calentar los morros por haberle señalado, así que lo dejamos como siempre: el que quiera que siga la bola. Quedamos en que os la pasé yo, y en paz.

1.22.2007

Odio las cucarachas...

y sin embargo soy imbécil y me hago con un juego de ordenador (Bad Mojo) protagonizado por una. Y no se engañen, amiguitos: no es un bichito alegre y con cara que salta de aquí para allá. Es un asco móvil que se menea entre colillas, ratas muertas y mierda en general.

Anoche me costó dormirme pensando en toda la asquerosidad virtual que había desfilado ante mí. Y que yo había buscado. Y mira que sabía a lo que iba... ¿Qué parte del ser humano hace que le fascinen estas asquerosidades?¿Por qué sigo hablando de ello si ayer lo desterré de mi disco duro? Y lo más importante...¿alguien sabe cómo limpiar las cañerías por dentro?¿Para cuándo mini-láseres que frían a las visitas desagradables?¿Me busco la desgracia si me compro dos kilos de ácido bórico?

P.D: Amables comentaristas, por favor por favor por favor... Absténganse de contarme batallitas asquerosas relacionadas con bichos. Cuéntenme un chiste. O digan "hola". O lo que sea. Pero no aumenten mi bagaje pesadillesco. ¡Graciaas!

1.08.2007

Odio trabajar gratis

Cuando has cursado Bellas Artes, el problema real no es la falta de trabajo, sino la de trabajo remunerado.

Tú devanándote los sesos con cómo ser más abstracto que Pollock, siendo más expresionista y desgarrado que Bacon, y viene tu tía (o la vecina, o el carnicero) y te pide que le hagas un cuadro de su gata con el fondo azul para que le pegue con el sofá nuevo del salón. O calentándote la cabeza con tipografías y cuatricromías, y te piden que maquetes la revista de la parroquia que nunca has pisado. O peor aún, el libro de fiestas de la falla de la esquina. O dejándote los ojos con tus fotos nocturnas de parques abandonados, y un colega se casa. No sólo tienes que pagar el convite: encima te toca hacer el canelo tirando fotos de todo el mundo, de la novia besando al perro y del padrino meando en el sorbete de champán.

O los proyectos rocambolescos. Alguien quiere un logo para su restaurante, y dependiendo de cómo le vaya te pagará más o menos. Alguien tiene la feliz idea de hacer una revista de tendencias, y quiere que le hagas diseños chachis con Comic Sans en rosa.

Y todo eso gratis. Yo no estoy seguro, pero seguro que si le pido a un colega fontanero que me cambie el plato de la ducha, me va a cobrar. Y a cabrearse si sugiero la posibilidad remota de que lo haga por colegueo, y le pago unas cervezas.

Así que desde aquí hago un llamamiento a todos vosotros, diseñadores/fotógrafos/pintores/ artistillas de medio pelo como yo. Vamos a hacernos camisetas como las de los informáticos, pero que digan "No pienso hacerte un logo para tu puto restaurante" en vez de "no pienso arreglarte el ordenador". ¡¡Venga, que se vea esa conciencia de clase, coñe!!

P.D. Todo lo anterior no tiene nada que ver con el cuadro que hice CON mi amiguito Andrés. ¡¡Eso lo habría hecho pagando, compi!!