5.09.2007

Oda al producto Canadiense

Yo no sé qué les dan a los niños canadienses para desayunar, pero salen todos hechos unos campeones.

En los sesenta teníamos a Leonard Cohen, un escritor treintañero metido a cantautor folk que te arrancaba las tripas en tres minutos con una guitarrita española. Luego vino Neil Young, que hace mucho ruido y da mucho miedo cuando se pone fiero.

Vale, de Bryan Adams no vamos a hablar, que ese sí da miedo...

Y hace unos añitos, todo lo que viene de allí me da ganas de mudarme:
- New pornographers: Eso es power pop de libro. Una mega banda en la que Neko Case canta olvidándose las botas camperas y con estribillos eternos que cantan todos juntitos. Estribillos de esos que te da pena cuando se acaban.

- Black Mountain: Parecen Black Sabbath tocando con una caja de ritmos, y cantan un chico y una chica a la vez. Si algo me llega al corazón, son voces dobladas por chico y chica (vale, Pimpinela puede ser la excepción que confirma la regla) Tienen canciones que te dan ganas de tener una chopper y una barba poblada. A falta de ambas, voy en bici y levanto el puño en alto cuando llegan los estribillos. Además, los dos cantantes tienen su proyecto paralelo, Pink Mountaintops, en un plan electro-folk que haría sonrojarse a las pedorras de las Cocorosie (que después de "Terrible angels" me aburren como a las piedras)

- Arcade fire: madre mía. Madre Mía. MADRE MÍA. Un tío que canta como si Talking heads siguieran vivos, una orquesta en miniatura que ríete tú de dEUS. Letras de las que dan miedo. Una chica que es capaz de cantar como Björk pero con gusto, y que toca el acordeón, la guitarra, el bajo y el teclado. Coros. Leña. Rollito apocalíptico (el primer disco se llama Funeral, chavales...) ¿Qué más se puede pedir esta primavera?

- Blood Meridian: Folk agresivo con un tío que parece el cantante de Vines, pero en cuerdo. Tienen una canción que se llama "Work Hard, for what?" Molan. Remolan.

...y me dejo en el tintero al animalejo de Danko Jones, a los Black Halos, a los que ya se les ha pasado el arroz pero que tenían su punto, y vete a saber cuántos más....

Mudémonos a Canadá. El agua de allí tiene algo especial

3 comentarios:

Aitor dijo...

Yo iba a decir que lo que tiene el agua de Canadá es que está a 20 bajo cero la mitad del año, y que tras un laaargo tiempo viviendo allí sólo puedo llegar a la conclusión de que lo bueno lo han exportado directamente, sin quedarse nada para ellos mismos. El reguetón es allí lo que... Lo mismo que aquí, o peor. El "rock" estridente de Avril Lavigne supone un himno generacional detrás de otro. Céline Dion es la reina del mambo, e Isabel II la reina de verdad.
Te veía tan contento que no me atrevía a aguarte la fiesta, pero ahora que has vuelto a odiar ya me atrevo

odiolitos dijo...

Jodó. Me has ganado. ¿Podemos dejarlo en "oda al producto canadiense de exportación categoría A"?

moonriver dijo...

¿Que Bryan Adams da miedo? ¡Pero si es el mejor producto canadiense de la historia! ¡Qué habría sido de mí sin sus canciones! Y encima está bueno, que yo creo que eso es lo que de verdad os molesta a todos los tíos que lo odíais. Bueno, eso y que no seáis capaces de escribir canciones de amor como las suyas. :P