7.24.2007

Odio a los Beatles

¡Toooma ya!
Vamos a ver, que levante la mano toda la gente a la que le encantan los Beatles porque a sus papis les molan. Los que se han oido veinte veces todos los discos y caras B, y consideran que con eso ya tienen bastante cultura musical. Los que se compran los vinilos por un pastón, pero no se han pillado el último de los Shins, que no cuesta ni la mitad. Venga, venga, a ver, que no se diga... Los que se creen que los 60 los inventaron y coparon esta gente, y no han oído de los Kinks, los Byrds, los Small Faces, los Zombies, Beach Boys, Sonics, Shangri-Las, los Who, Hendrix, Dylan, Stooges, MC5, Sly and the Family Stone, Velvet Underground... Los que odian a los Stones porque leyeron en algún lado que era lo uno o lo otro.

Porque los discos están bien, las canciones son buenas... Pero los dos primeros discos están plagados de versiones. Y oye, tenían a un productor que valía su peso en oro, y más horas en el estudio por disco que Guns 'n' Roses llevan para grabar el Chinese Democracy (y ya es...) Y si los Zombies hubieran tenido la mitad de su pasta, serían leyenda. O los Stooges, o cualquiera de los que he mencionado antes.

Y no jodamos: no inventaron el chocolate. Tanta historia con que descubrieron el acople (WTF?) y tal... Pues a innovadores les ganaba la Velvet con Lou Reed amordazado. Y no hablemos de Dylan o Hendrix, que esos sí que se pasaban las convenciones del pop por el orcate... Y hacían conciertos.

Luego...¿cómo cojones pueden sacar un disco al año de los Beatles, un grupo del que sólo la mitad de gente sigue viva y que se separó hace casi 40 años? Pues lo hacen: remezclas, remasters, los Beatles tocados con zambomba... Acabas por aborrecerlos, la verdad.

Y luego, lees libros sobre ellos, y te das cuenta de que eran un poco capullos. Menos Ringo y George, que eran más o menos peña maja. Pero a ver, John: con más ego y ambición mesiánica que cinco Bonos. Letras majas y tal, pero algunos discos de la Plastic Ono band me dan dolor de muelas. Paul, que iba de arty y tal, de lo afligido que estaba por la muerte de su señora y tal...y se lía con una mujer veintitantos años más joven. Aaah, claro, Paul, claro... No hay que ser majo para ser un genio, vale. Pero tampoco eran TAN buenos. Cada cual en su sitio.

En fin, que sí, que las canciones molan, pero no son para tanto. Y que me revienta bastante la idolatría ciega de la gente.

¡Hale, afilen sus guadañas, cojan sus horcas y pasen por aquí!

7.18.2007

Odio olvidar mi propio cumpleaños (allstars)

De pequeñito cuentas las semanas, días y horas hasta tu cumpleaños. Luego te vas acostumbrando, y la cosa se hace un poco más aburridilla... Igual te vas con los colegas a cenar por ahí, y siempre hay alguno que ha quedado para algo más divertido. Y tú quieres hacer como la canción de Los Planetas, en plan destrucción masiva, pero acabas mirando el techo de tu cuarto a la una de la mañana. Y aceptas que ya no te regalarán un pony a tamaño natural

Y claro, al final se te olvida hasta que tu blog cumple años. Hoy hace 6 días que Odiolitos cumplió dos años. Y sé que es un mirarse el ombligo, pero nunca creí que esto fuera a durar tanto. Y en años blóguicos, supongo que eso hace de mí un dinosaurio. Y no sé, uno se pone sentimental y tal...

AVISO: ¡¡momento sensible!!

Así que me pondré en plan primadonna, y agradeceré a Nic (primera lectora, nunca comentadora), al Senyor9 (diseñador fino y lector de la primera hornada), a Andrés (primer blogger-flogger en mi haber), a Lobokala (que no se pasa demasiado últimamente, pero es un tío majete), a Pab (cuyo blog es más dinosáurico que el mío, pero mola más), a La Mujer Tirita (que me enseñó a poner musiquita en el blog), a Sus (que también me lo explicó, casi a la vez, y siempre pone musiquita buena en su blog), a Coolebra (Cool y bífido) al gran Tola de Sujeto K (que hizo una musiquita para el blog que algún día se oirá, juro), a su compi de grupo Victor, que mola mil, al Hamster Feliz (blog mellizo de este por edad, y la fuente de todos los memes molones habidos y por haber), al Listo (¡que hasta incluyó un par de odios cinéfilos en su blog, para gran honor mío!), a Isinha (¡flogger de fama mundial!),al estupendo Toni de l'Hostal (este hombre vale para todo, apariciones marianas incluídas), y a gente que conozco de hace menos pero que mola igual, como empareja2, Soyuz, SemiGabriella, y unos cuantos más... Lo siento por los que me deje en el tintero...

Y ya lo sé: es impropio de un blog odioso hacer algo así. Pero el blog es mío, y hago con él lo que quiero. ¡Hale!

P.D: Aunque nunca tuve un pony tamaños natural, debo decir que una vez, tras años de dar la coña, me regalaron un peque-pony que me cabe en el bolsillo y se llama Fete.

7.16.2007

Odio al dueño de Blanquito

Blanquito es un husky. Vive en un balcón. Es verano, y con la ventana abierta puedes oirlo aullar toda la noche. De vez en cuando, su dueño sale para gritarle que se calle y meterle alguna hostia.

¿Para qué cojones quiere este tipo un animal? Si no pensaba sacarlo a pasear, si no lo quiere, ¿por qué lo tiene? Supongo que Blanquito era una monada de pequeño: un peluchito afable que no arañaba el sofá. Pero luego se convirtió en Blanquito, y lo será durante 12 o 13 años más. 12 o 13 años que se va a pasar en un balcón aullando al otro lado de la calle. Genial.

También odio a los niños hijos de puta que patean a los gatos por la calle, a las tiendas de animales que tienen 4 cachorritos en una jaula de un metro cuadrado. Al señor Manolo que deja a su perro tirado en la carretera cuando se va a Benidorm, para que lo atropellen una y otra vez, hasta convertirlo en una mancha negra en el suelo. Al capullo que corre delante y detrás de un toro, y le pega con un periódico enrollado o cosas peores. Al taxidermista que destripa un animal para colgar su cabeza en algún bar de mierda. A muchos más.

Leí por ahí que la humanidad de alguien se mide por cómo trata a los seres más débiles que él. Eso dice mucho de toda esta gente. No voy a ponerme vegetariano radical, porque entiendo que tampoco hay que pretender que la gente cambie sus vidas enteras. Pero sí creo que la gente podía ser más respetuosa con los bichos.

Y todo esto viene, entre otras cosas, porque he empezado a ver Earthlings, y llevo 45 minutos llorando a moco tendido. La peli es una patada por debajo del cinturón, pero posiblemente una patada que no nos vaya mal. Echadle narices y vedla, a ver si a alguien más le dan ganas de comprarse un husky para dejarlo encerrado en un balcón.

7.09.2007

El autobombo mola


Bueno, pues ya he colgado maqueta en last.fm, para que se la descargue gratis todo el mundo. 5 cancioncicas cocinadas en casa, con una portada igualmente hecha por el nene. El sonido no es ninguna maravilla, a veces pasan cosas raras, y ahora canto mejor. Pero ahí está, para uso, escarnio y disfrute público. Basta pinchar en la portada aquí al ladito, o ir a:
http://www.last.fm/music/Litos/demos

Kahuna y yo nos ofrecemos para telonear grupos de death metal, ambientar locales de moda y amenizar banquetes de boda y entierros. Antes hacíamos comuniones, pero había demasiado chiquillo pesado pidiendo que tocáramos la de los lunnies, así que lo dejamos.

7.03.2007

Miedo y asco en la ciudad de las naranjas VII

Hoy he visto un tipo en bolas por la calle. Así de fácil: el hombre iba desnudo por la calle, asustando a los niños y escandalizando a las señoras mayores. También iba descalzo, y era muy moreno ( y me refiero al conjunto...todo moreno. Una cosa rara, rara) Llevaba una mochila de montaña a la espalda, y caminaba con toda la naturalidad del mundo. Parecía una performance, o Zaratustra recién bajadito de la montaña, o qué sé yo. Uno que es bastante cínico iba buscando la cámara que estuviera grabando toda aquella marcianada. No había ninguna.

Nadie le dirigía la palabra. Sólo le miraban de reojillo. La gente pasaba a su lado y seguía hablando, o leyendo el periódico. Supongo que todos temían que fuera a pedirles dinero o algo peor, así que hacían esfuerzos notables por ignorarlo. Pero no pedía nada. Sólo era un tipo andando en pelotas por la calle, con una mochila gigante a la espalda.

Llegado a un punto , se paró en un banco, sacó un pantaloncito corto de la mochila y se lo puso. Entró en una panadería. Supongo que para comprar una de cuarto, como todo el mundo.