8.07.2007

Odio el verano

Hay una canción muy salada, que yo le he oído a B.B. King, llamada "Summer in the city", y que viene a decir que sí, que hace calorcete, pero mola porque luego por la noche todo es una fiesta que te cagas. Gordo mentiroso... En agosto, no hay NADIE en la ciudad mas que mis gatas, yo, y la vecina de enfrente que me llama para darme la murga porque se aburre.

La panadería cierra. Los sitios de salir cierran, y de todas maneras no pasa nada, porque no hay con quién salir. Me toca cambiar de camiseta dos veces al día. He de ponerme pastosas cremas de protección solar para evitar el efecto gambón. Al salir de la ducha, da igual que te seques o no, porque en tres minutos volverás a estar empapado. Cualquier actividad más allá de encender el aire acondicionado te deja sudoroso y boqueando.

El verano apesta. Y quien te diga lo contrario posiblemente trabaje en una agencia de viajes.

3 comentarios:

- SemiGabriella dijo...

¡Jajajaja!
¡Alguien que me entiende, finalmente!

Acá yo no podría quejarme tanto (pero igual lo haré) porque en agosto si hay muchas cosas que hacer, sólo que el calor no me deja hacerlas, porque hasta el solo intento de pensar cualquier hace que te suden las axilas. Y por más que el olor del bloqueador me remita invariable e inmediatamente a la playa, resulta que también detesto las playas en verano, aperradas a mas no poder con gente que deja plastas de bloqueador flotando en la alberca, gringos con espaldas y piernas rojas como camarón cocido y familias con mocosos que nadan en googles.

Osh. Alguien deme una nevada. Ya!

Anónimo dijo...

Talmente de acuerdo. PEro siempre te queda subirte al terrao con tus petas, tus birras, tu cena portátil de ínfima calidad y aún menor conveniencia para tu sistema digestivo y tu silla de picnic. Y algun amigo de los que se quedan (que no son muchos, aunque algún pringao sin pela y con curro puteao queda, como yo) para llenar esos huecos infames de verano.

Cuídate Carlos, que en verano la gente como nosotros sufre.

JM

odiolitos dijo...

En efecto, Gabriella querida, el verano es terrible para la peña estilosa pero sudorosa como yo: cualquier tipo de actividad física (abrir una lata de anchoas, levantar una taza de café...) tiene resultados desastrosos en mi atuendo. ¡Mudémonos todos a Groenlandia!

Aaayy, JM, es que mis colegas parecen haberse puesto de acuerdo para pirarse todos a la vez (los 3, tío, los 3 se han ido), y mi terrao no es pisable, así que me arriesgo a acabar en casa del vecino ochentón, que ya es la única excusa que le falta para darme la coña en las fiestas de guardar, que hasta ahora era el único momento en que me libraba de él. Vamos, que si no fuera por el calor que los paraliza, tendría los odiolitos disparados..

Hale, no sufran mucho, familia. Y tengan una muda de ropa siempre a mano!!