2.04.2008

Odio y oda a la comida prefabricada

Resulta que hoy me he comprado un bote de "lentejas a la riojana". Como nunca he estado en La Rioja, me sonaba exótico. También sucede que era barato, y tenía pocas ganas de cocinar.

Al abrirlo, primera sorpresa. ¿Por qué mi comida cae del bote en forma de bote? Con el perfil de la tapita y todo, vaya... El paté para gatos tiene la misma pinta, y vale la mitad. Aunque claro, huele a pescado en vez de a grasa.

Y luego, la verdad inalterable sobre los mejunjes en lata: siempre hay un trozo de panceta, otro de chorizo y otro de tocino. Siempre. Sean lentejas a la riojana, cocido madrileño o guisado de tofu. ¿Cómo lo hacen? ¿Tienen una máquina dispensadora de cubitos de grasa, que los mide y pesa y mete uno en cada bote? Desde luego, estudiar ingeniería industrial para eso, qué putada...

Otra verdad universal. Va a sentarte maaaal. Vas a estar el día entero odiando tus tripas; el café sabrá a grasa, las manzanas sabrán a grasa, y la leche sabrá a grasa. Comer esto es un compromiso con el mejunje: vais a pasar 24 horas juntos, lo quieras o no.

Niños y niñas, escarmentad en carne ajena: no comáis cosas de bote, que es malo.

2 comentarios:

moonriver dijo...

No todas las cosas de bote son malas.Yo soy fanática de las sopas Campbell,sobre todo la típica de tomate y la de champiñones,y me sientan de maravilla.Niños y niñas,no creáis todo lo que dice odiolitos.;)

odiolitos dijo...

Bueno, si no queréis no me creáis.

Decididamente Moonriver es de una casta superior a la mía, con las paredes del estómago forradas de amianto o algo así. Si sois unos moñas de cagalera fácil, seguid mi consejo. En serio, uno lo dice con amor...